Nada Personal

Gobernar con la sociedad civil

Pocos estados en el país pueden presumir ser anfitriones de un evento internacional como lo es XII Encuentro Iberoamericano de organizaciones de la sociedad civil.

También se cuentan con los dedos a los gobiernos estatales que  pueden tener en su entidad al titular del Ejecutivo federal y a tres de los secretarios más importantes del gabinete.

Los hay estados como Oaxaca donde hasta la fecha no ha tenido una visita presidencial.

Sería impensable la realización de un encuentro como el Iberoamericano, por el momento, en estados como Michoacán, Tamaulipas, Coahuila, Sinaloa, Oaxaca, Guerrero o Morelos, por mencionar los más conflictivos.

La entidad poblana, y la ciudad capital en lo particular, ofrecen las mejores condiciones para realizar todo tipo de encuentros nacionales e internacionales, además de favorecer el arribo de inversiones.

En la víspera de la visita del presidente Enrique Peña Nieto, acompañado por los secretarios Rosario Robles Berlanga, Miguel Ángel Osorio Chong  y Gerardo Ruiz Esparza, capital nacional y extranjero abría las puertas de sus negocios donde invirtieron más de 2 mil 700 millones de pesos.

La imagen de Puebla en el exterior fue un acicate para la presencia de delegaciones de países de Centroamérica, Sudamérica, Portugal y España al XII Encuentro Iberoamericano, como también animó el influyente Centro Mexicano para la Filantropía reunirse en la ciudad capital.

Las comparaciones son odiosas, pero en un solo día contrastaban las condiciones en Puebla a las del vecino estado de Guerrero, por mencionar uno.

Evidentemente existen diferencias de enfoque en cómo planear y ejecutar proyectos de desarrollo desde la óptica del gobierno y la sociedad civil, o desaciertos como los generadores de conflictos sociales como en Chalchihuapan, nada que no pueda superarse.

En su discurso de apertura del Encuentro Iberoamericano, Rafael Moreno Valle le abrió las puertas a ese entendimiento con la sociedad civil:

“El tercer sector puede influir en el comportamiento de las personas, el diseño de la agenda pública y el compromiso de las empresas (…) coincidimos con el presidente Enrique Peña Nieto en que la participación social enriquece y fortalece la acción de gobierno”. Ya es iniciativa de ley.