Nada Personal

Gali: reducir la brecha social

Para arribar al 2018 José Antonio Gali Fayad deberá mostrar su capacidad para consolidar un liderazgo indiscutible y con luz propia.
Tendrá como principal reto convertirse en un exitoso gobernante de la ciudad capital que supere la imagen mostrada en la toma de protesta como un promisorio gerente de la ciudad.
Si bien se rompió la continuidad de brincar del gobierno de la ciudad a la gubernatura, la regla política no escrita tiene vigencia.
Gali arrancó su gobierno con un proyecto social que en su cumplimiento no depende de la buena voluntad del presidente municipal ni del presupuesto: la pobreza.
Las condiciones para elevar el poder adquisitivo, fomentar la generación de empleos –que no depende de los gobiernos sino de las empresas– y la calidad de vida de las familias, dicen los expertos, dependen de otras condiciones, de la llamada superestructura económica de un país.
Abatir la marginalidad abatiendo carencia de los servicios públicos básicos es sin embargo un buen comienzo, de afuera hacia adentro, que deberá culminar en una “ciudad modelo”.
Los 2 mil millones de pesos que equivalen al 55 por ciento del presupuesto del ayuntamiento de la ciudad de Puebla anunciado para obras en la periferia de la angelópolis, de inicio hablan de un hombre congruente.
Las principales acciones de gobierno delineadas en el acto de la toma de protesta como presidente municipal Constitucional pone el dedo en la llaga de los rezagos sociales que se agravaron por una limitada conducción política.
Obras como las anunciadas por realizar en las juntas auxiliares, colonias y barrios de la periferia en la ciudad capital dibuja a un alcalde con un activismo social que busca un desarrollo más equilibrado.
Se trata de un nicho de oportunidad en las políticas públicas donde pone en el centro a la gente, el sector popular, un segmento de la población que tiene una alta rentabilidad social y política.
Casi cinco años para coronar un proyecto social, político y económico en la ciudad de Puebla y la zona metropolitana, mientras que en paralelo se consolidaría el crecimiento de las regiones en el estado. Una empresa compleja y difícil, pero no menos interesante.