Nada Personal

Gali, el alcalde independiente

No me imaginó a Antonio Gali Fayad vestido de vaquero al estilo de “El Bronco” Jaime Rodríguez Calderón, una vez desatada la “broncomanía”, donde todos son o quieren ser candidatos independientes, como lo pretende el primer astronauta Neri Vela que “gravita” en el espacio presidencial.

En una reciente entrevista radiofónica le vendieron la idea a Tony –como le dicen sus amigos- Gali la idea de la candidatura independiente, ante una eventual postulación a la “mini” o “macro” gubernatura en el 2016 o 2018.

Posterior al triunfo de un candidato a gobernador sin parido, como ocurrió en el estado de Nuevo León, en el país está desatada la “fiebre” de las aspiraciones ciudadanas como abanderados independientes.

Es entendible que de acuerdo a la idiosincrasia de cada estado, surgirán los “broncos”, emulando al candidato independiente de la entidad norestense.

De alguna manera la ciudad capital es ya gobernada por un ciudadano sin militancia partidista como lo es el alcalde Gali Fayad, aunque no propiamente accedió a la primera regiduría como candidato independiente, sino como resultado de una coalición de partidos.

Para uno de los posibles candidatos a la gubernatura, si fuera el caso de Gali, su condición de ciudadano sin militancia partidista ya lo hace apetecible como un producto de la “broncomanía”, pero no necesariamente.

El no estar afiliado a ningún partido político es un “plus” porque lo convierte en un candidato ciudadano, como lo es hoy en estricto rigor al frente de la alcaldía poblana.

Esta condición de gobernante ciudadano le abre las puertas a Gali Fayad para acceder a amplios sectores de la sociedad poblana, como ha ocurrido en su aceptación como presidente de la Red Poblana por la Salud que reúne el esfuerzo de los otros presidentes municipales.

El edil poblano –de perfilarse más como eventual aspirante a la gubernatura- sería una especie de candidato independiente a la poblana, pero con el respaldo de una coalición de partidos, lo que podría augurar un buen éxito.

pablo.ruiz@milenio.com