Nada Personal

El "Frankenstein" de Bartlett

Fue el propio senador y ex gobernador Manuel Bartlett Díaz, el creador del Frankenstein, quien se mofó de la reaparición de su criatura de laboratorio de alquimia electoral: Mario Marín Torres.

Se refirió así a la impresentable presencia del ex mandatario poblano para apadrinar a Ana Isabel Allende Cano como la ungida presidenta del CDE del PRI.

Bartlett se refirió así al “precioso”, como se refirió a su pupilo que en todo evento público no perdió oportunidad para rendirle pleitesía como su “mentor” político.

El ex secretario de Gobernación en el sexenio gris de Miguel de la Madrid Hurtado y ex secretario de Educación con Carlos Salinas de Gortari, no es la primera ocasión que ridiculiza al oriundo de Natividad Cuautempan.

Cuando el actual militante de Morena abandonó la gubernatura les comentó en tono sarcástico a los empresarios del Consejo Coordinador Empresarial que ahí les dejaba en la presidencia municipal de Puebla a un indio popoloca, en referencia a Marín Torres, lo que motivó las risas entres los miembros de la IP poblana.

Como una maldición para el PRI, el gobierno de Enrique Peña Nieto le entregó el partido a uno de los personajes  más obscuros de la política poblana, desde la llegada de Pablo Fernández del Campo.

Detrás de las últimas derrotas electorales ha estado el ex mandatario poblano Marín Torres y regresa con la misma inercia de empinar a uno de los partidos que ha sido gobierno.

Peña Nieto le entregó el PRI a Marín incluido en el paquete a Isabel Allende, una líder útil a los intereses del marinismo inventado por uno de los operados del ex gobernador: Adolfo Karam Beltrán.

Todo lo que haga y diga Allende tendrá el sello de Mario Marín, quien ahora no sólo enfrentará a Rafael Moreno Valle, sino a su mismo mentor, el senador Manuel Bartlett Díaz, y en mañas por supuesto que como operador de cañerías el ex voceador de periódicos nada tiene que hacer.

pablo.ruiz@milenio.com