Nada Personal

Esclarecimiento es técnico, no político

La indagatoria técnico jurídica en torno a los hechos de violencia ocurridos en la vía Atlixcáyotl del pasado 9 de julio pondrá a cada quien en su lugar.

Por encima de las fobias o filias, prevalecerá la ley donde el rigor de los investigadores definirá con toda precisión las responsabilidades de los actores involucrados.

Una primera línea de investigación de la fiscalía es la premeditación en torno a los hechos y han documentado el uso de explosivos con más de 200 cohetones y bombas molotov lanzados por un grupo de personas cubiertas del rostro y unos 130 cartuchos de gas lacrimógeno de policías.

Se ha eliminado de principio cualquier acto espontáneo, por el contrario las acciones fueron  fríamente calculadas, utilizando a un primer grupo de manifestantes de la comunidad de San Bernardino Chalchihuapan para llevar a los policías preventivos a una trampa. Haciendo una especie de callejón humano, los preventivos fueron conducidos donde ya los esperaban personas para atacarlos con piedras, cohetones y explosivos caseros.

La explicación es del procurador General de Justicia, Víctor Antonio Carrancá Bourget, revelada en un par de entrevistas radiofónicas.

En estos espacios auditivos ha explicado los asuntos técnicos de la indagatoria para hallar a los responsables de la lesión que le causó la muerte al niño Luis Alberto Tehuatlie Tamayo, así como heridos.

Concentrado en la indagatoria, el fiscal mencionó que no encontraron en el cuerpo del menor indicios de la presencia de una lesión por un cohetón porque ya había sido sometido a intervenciones quirúrgicas y se realizó limpieza en la zona afectada, de acuerdo a la necropsia.

Coincide el reporte con el médico especialista, presuntamente envidiado por la Cámara del Senado, mismo que tampoco acreditó haya causado la lesión una supuesta “bala de goma”, como lo ha instigado la diputada perredista.

Pero fue más allá y adelantó que las lesiones exhibidas a otros pobladores podrían estar relacionadas con el gas lacrimógeno lanzado por los policías, pero los lesionados han sido llamados a declarar y se han negado a comparecer.

Lo relevante de las investigaciones es la participación de personal de Derechos Humanos y el pliego de la indagatoria lo ha compartido con el Ministerio Público federal de la PGR.