Nada Personal

Elecciones del morbo y el bostezo

Con la entrada en vigor de la veda electoral, las autoridades de los tres niveles de gobierno se “guardarán” por unas semanas para dar paso a las campañas electorales por 16 diputaciones federales.

A partir mañana los protagonistas son los candidatos de los respectivos partidos políticos, las autoridades electorales y las auxiliares relacionadas con la procuración de justicia en torno a la comisión de delitos electorales.

Con los últimos ajustes a las candidaturas, como ocurrió en las cabeceras distritales de Tehuacán, Ajalpan con los abanderados del PAN, e Izúcar de Matamoros con el PRD, se cierra prácticamente el plazo legal para notificarle a la autoridad electoral de relevos de propietarios y suplentes.

Había corrido la versión en pláticas de café del eventual registro – a última hora- del mandatario estatal como candidato suplente de uno de los candidatos del PAN a la Cámara de Diputados, con el objetivo de acceder a un escaño, una vez concluido su mandato.

A esta fecha y en los últimos minutos de que tal trámite ocurriera, no existe tal indicio, por lo menos oficialmente.

Salvo este ingrediente político que no dejaría de ser extraordinario, el inicio franco de la contienda electoral tiene a los candidatos y sus equipos de colaboradores concentrados en los respectivos cuartos de guerra en espera del banderazo de salida.

Los menos optimistas prevén unas campañas electorales “aburridas” porque las han clasificado como contiendas del “voto duro” de los principales partidos políticos, lo que difícilmente animará la participación de los nuevos votantes y la sociedad civil.

En contiendas como éstas los más preocupados son los partidos pequeños con registro y los que aspiran a tenerlo porque por disposición legal deben lograr un porcentaje de la votación.

A lo sumo los distritos que pudieran resultar de mayor interés por el “agarrón” entre los abanderados serían los distritos de Tehuacán donde finalmente se inscribió Sergio Gómez Oliver, quien confirma en el terreno de los votos la rivalidad con Geraldine González Cervantes, del PRI-PVEM.

Otro distrito –de la morbosidad- es el correspondiente a la cabecera de Acatzingo donde se miden dos pesos completos de la política poblana: Mario Rincón González y Alejandro Armenta Mier.

pablo.ruiz@milenio.com