Nada Personal

Dividida y debilitada la oposición


Pareciera que en la entidad no hay oposición política, principalmente la representada por el Partido Revolucionario Institucional, porque la pedacería de izquierda es insignificante.

Será que la última elección para gobernador los dejó noqueados, pero en la sesión del Congreso local con motivo del sexto informe de gobierno no se atrevieron a fijar una postura crítica.

Ni en la tribuna del Congreso ni en conferencia de medios, los priistas, entre dirigentes, legisladores y ex mandatarios, se atrevieron a salir el 15 de enero para hacer el balance de su ex correligionario.

O al gobernador Rafael Moreno Valle no hay nada que criticarle, o desde la capital del país recibieron instrucciones de mantenerse callados.

Y no necesariamente quien escribe espera el pleito estéril o declaraciones tronantes para alimentar a la prensa política amarillista.

En una sociedad democrática se deben conocer las diferentes posturas para favorecer la cultura política, pero mal hacen los priistas en dejar vacíos que sólo favorecen la sospecha.

La pugna adelantada por la candidatura del PRI a la gubernatura deja la impresión de que los militantes de este partido están más divididos que antes.

No tendría entonces mayor relevancia para la contienda tricolor la presencia de Rosario Robles Berlanga en el sexto informe con la representación presidencial, y la participación en primer plano del Subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós.

Algo pasa en el otrora partido gobierno porque además de no presentarse como un frente común, manifestaciones de deslinde de los actos de gobierno de la República es un mal presagio para el futuro del partido.

Primero fue el arrepentimiento con carga de oportunismo del diputado federal Alejandro Armenta Mier al desmarcarse del incremento de las gasolinas que él aprobó en la Cámara de Diputados.

Sorprende ahora que en un tono similar la ex gobernadora yucateca y ex dirigente nacional del PRI, Ivonne Ortega Pacheco, construya sus aspiraciones a la candidatura presidencial tomando como bandera el rechazo al "gasolinazo".

El Revolucionario Institucional ostenta el poder del gobierno de la República, gobierna estados y municipios, pero en Puebla parece estar borrado del mapa político.

pablo.ruiz@milenio.com