Nada Personal

Desmitificar a los “independientes”

Qué tan independientes son los candidatos independientes, y que tan exitosos serán los que emulen las experiencias en Nuevo León con su ahora gobernador electo, y en Sinaloa y Jalisco, con dos diputados triunfadores en las urnas.

Jaime Rodríguez, el neolonés, como se ha documentado, tiene un ADN priista que se remonta a su mentor, el nada “blando” Alfonso Martínez Domínguez  -recordado por el llamado “halconazo” del 10 de junio como regente capitalino y gobernador de “mano de hierro” en Nuevo León-.

El resto de los 34 años de militancia fue en el PRI y la CNC hasta que decidió renunciar en 2014 porque el gobernador priista de aquel estado,  Rodrigo Medina, no lo dejó participar en la sucesión, convirtiéndose en “independiente” por exclusión del viejo partido.   

Empero habría que desmitificar el fenómeno de los “candidatos independientes”, porque es muy relativa su “independencia” de éstos en relación a los partidos políticos.

Ocurre con el gobernador electo de Nuevo León. Su principal equipo de operadores políticos y electorales son priistas “salinistas” ligados al gobierno de Sócrates Rizzo García, quien fuera gobernador de aquella entidad por voluntad de Carlos Salinas de Gortari, entonces presidente de México.

Otro de sus operadores, Manuel González, fue presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado de Nuevo León y líder del grupo parlamentario priista, por muchos años en la banca durante los sexenios de los priistas Natividad González Parás y Rodrigo Medina. 

Un operador más de Rodríguez Calderón es el ex alcalde de Escobedo, el cetemista Abel Guerra Garza, fueron los pilares de la candidatura “independiente” de “El Bronco”, los mismos que hoy son el filtro para integrar el gabinete de Jaime Rodríguez. Solo por mencionar dos.

Otro político mexicano que se reivindicó como “independiente” fue el hijo de Manuel Clouthier “El Maquío”, el ex panista Manuel Clouthier Carrillo.

Al igual que “El Bronco”, en el caso Clouthier Carrillo también corre por su sangre el ADN partidista, en éste caso “azul”, que tuvo sus razones para abandonar la militancia panista y erigirse como candidato independiente, alzándose con la victoria.

El único candidato independiente “puro” sería el joven de Jalisco Pedro Kumamoto, de  25 años de edad, ganador en el distrito local 10, quien estaría muy lejos de ser un “bebésaurio”.

pablo.ruiz@milenio.com