Nada Personal

Denisse, legisladora de tiempo completo


A Denisse Ortiz Pérez la invitaron hasta los del PRD para afiliarse a ese partido, pero optó desde joven afiliarse al Partido Acción Nacional.
Su activismo político lo empezó a los 19 años siendo estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Puebla.
Apareció con fuerza en el escenario político electoral al irrumpir en un proceso de selección donde había sido despojada de la candidatura, para finalmente recuperarla vía los tribunales electorales.
Se trata de una mujer panista que dista mucho del perfil del panismo tradicional o yunquista, se trata de un cuadro político natural de los que necesita en el panismo en el país para renovarse; goza de luz propia y el “bien común” lo predica a ras de piso con los ciudadanos.
Diputada local es de más productivas en el Congreso del Estado con 24 iniciativas de ley, de éstas seis aprobadas, destacando la relacionada con la calidad de la educación inicial en la entidad para establecer las normas que adecuen, supervisen y controlen la educación inicial en los tres primeros años.
Presidenta de la Asociación Civil Acciones no Promesas, de 2009 a 2010, Ortiz Pérez ha demostrado su capacidad de gestión y construido su capital político, superando la leyenda o el mito de haber crecido a la sombra de panistas tradicionales.
De 2002 a 2010 prácticamente ha realizado su maratónica carrera política, combinada con su formación académica, y cuenta con atributos suficientes para continuar su promisoria carrera política y en el sector público.
Denisse Ortiz es de las diputadas que realizan una labor intensa de campo, lo mismo en centros hospitalarios del sector salud para garantizar y favorecer la atención médica de pacientes, incluidos los atendidos cuidados intensivos; o en centros penitenciarios, además del femenil.
Desvelada, influida por la estancia hospitalaria de un paciente a quien ayuda, la diputada no contiene las lágrimas por el sufrimiento de las personas; es una legisladora que trabaja a ras de piso y no sólo de gabinete, en la comodidad de la oficina parlamentaria.