Nada Personal

La Corte les enmendó la plana, a todos


La definición de fondo en la resolución de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto a la cancelación del requisito presencial de los ciudadanos para ratificar la firma de apoyo a un candidato independiente, finalmente abona a favor de la democracia.

Si bien se mantiene en esencia el objeto de la reforma electoral local que establece como requisito del 3% de recopilación de firmas a los aspirantes a candidatos independientes, al anular la obligación presencial y relacionar el porcentaje con la lista nominal, es un paso importante.

Los diputados locales que aprobaron la reforma, incluidos los priistas que fueron los principales promotores en Puebla y en otras entidades, deben adecuar el código electoral a las circunstancias locales, pero en esencia se mantiene el fondo que regula a las candidaturas independientes.

Las legislaturas locales y los gobiernos que predominan en los estados deben asumir el resultado de la Suprema Corte como una enmienda que favorece la democracia electoral.

PRI, PAN y PRD principalmente, como promotores de la legislación en los estados de las candidaturas independientes, a raíz del exitoso experimento en Nuevo León, deben apechugar la corrección porque los Ministros cumplieron con eliminar los excesos, aunque no en todas las entidades.

El PRI no tiene nada que presumir respecto a la resolución de la SCJN porque fue éste partido político quien engendró a "El Bronco" Jaime Rodríguez como independiente, y no precisamente pueden presumir como un triunfo porque reaccionan con la regulación, con la derrota en la elección para gobernador en el noreste.

El juicio de inconstitucionalidad promovido por el PRI en la Corte se trató más de una estrategia para golpear al gobierno panista local, porque de demócrata no tiene nada que presumir porque fue el PRI quien posterior a la derrota en Nuevo León de inmediato blindó los estados que gobierna.

Acción Nacional y el partido del sol azteca hizo exactamente lo mismo en las entidades donde tienen dominio político, con más o menos excesos, pero cortados con la misma tijera para frenar las alternativas independientes.

Finalmente está a salvo la regulación de las candidaturas independientes, y únicamente la Corte le ha quitado los excesos a las legislaturas locales, no sólo a la de Puebla.

pablo.ruiz@milenio.com