Nada Personal

Campaña de “acción concertada”

Al inicio del segundo semestre los grupos en los partidos político locales ya calientan motores para el 2015 que será un auténtico año político.

De manera formal, de acuerdo a las recientes reformas a la legislación, en octubre los consejeros ciudadanos del Instituto Nacional Electoral darán el banderazo al inicio del proceso electoral.

Antes de esa fecha, octubre, los partidos políticos debieron hacer los ajustes internos en la designación de sus dirigentes nacionales y en los estados.

Pero los grupos políticos locales no esperan los tiempos oficiales del calendario político electoral para iniciar sus campañas, de hecho cada quien, con sus respectivas estrategias, la iniciado.

En el PRD, por ejemplo, intensificó la campaña de afiliaciones y se reforzó con la afiliación de Luis Maldonado Venegas, un político experimentado.

En Acción Nacional le apuestan consolidar al voto cautivo y uno de los principales capitales políticos es su presencia en la entidad como partido gobernante, incluidos ayuntamientos y predominio en el Congreso local.

Uno de los partidos que ya está en campaña electoral franca es el PRI, en una estrategia de “guerra” de baja intensidad muy bien diseñada.

Con la tesis de los ideólogos priistas que con el inicio de la segunda etapa del sexenio del gobierno de Moreno Valle viene de la debacle, han intensificado sus campañas, no siempre exitosas.

Primero la emprendieron con la publicidad dirigida en torno a la inseguridad pública, centrada principalmente en los delitos del fuero común con el asalto a cuentahabientes bancarios.

Las estadísticas del SNSP aclararon las tendencias a la baja y hasta reconocieron al grupo antisecuestros, amén de que funcionarios federales avalaron y acreditaron al gobierno local.

Le siguió la estrategia del PRI con el tema de la pobreza con la presunta “responsabilidad” del gobierno estatal; la Federación le puso remedio con la Cruzada, respondiendo así que le fenómeno no es responsabilidad exclusiva de un gobierno local.

Desarmados por las propias políticas federales, los priistas emprendieron una nueva campaña, en una acción concertada: desenmascarar al “gobierno represivo y autoritario”; Enrique Doger apareció como parte de la orquestación comparado a Moreno Valle “con el abuelo”.

Lamentable que para instrumentar sus campañas pongan en riesgo la integridad de ciudadanos con el montaje de provocaciones concertadas como parte de una guerra de baja intensidad.