Nada Personal

La CFE, a toro pasado

Una desatinada política de comunicación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dejó crecer la confusión y las medias verdades de las agrupaciones sociales que se opone el Gasoducto Morelos.

A diferencia de lo que se pueda creer, y conste que de posturas radicales los vecinos del estado de Morelos se la matan a los activistas poblanos, en aquella entidad ha quedado concluido al 100% el pago de derecho de vía del proyecto de traslado de gas natural.

Aquellos cuentos chinos de los activistas que manipulan y promueven el terror con la versión de que una red subterránea de gas natural es de alto riesgo porque podría ocurrir una explosión como la registrada en San Martín Texmelucan en diciembre de 2010, ha sido puro terrorismo verbal.

Azuzados por activistas históricos de Los de Abajo, Defensores del Agua y de los “héroes” contra los “proyectos de muerte”, la oposición sólo pueden explicarse por la ausencia de una política de comunicación transparente que explique las razones técnicas del proyecto.

Si hay manipulación es por la ignorancia, y si no hay información a la mano, el rumor y las mentiras sólo generan la manipulación y el foquismo social.

Recuerdo en la Unidad Magisterial México 68, habitada principalmente por familias de maestros normalistas, que integraron en su momento un frente común de rechazo a la introducción de la red de gas natural por el “peligro” (sic) de una “explosión en cadena” (sic).

El rumor fue auspiciado por las gaseras que todas las mañanas, tardes y noches rompen el silencio y los tímpanos con los altos decibeles de sus altavoces para anunciar el gal LP de cilindros y el estacionario.

Algo similar le pasó a los gobiernos de los estados en las mesas de “negociación” con “activistas” que los espantaron con el petate del muerto del “movimiento social” (sic) contra el gasoducto.

Muchos de quienes negocian o negociaron a nombre de los ejidatarios “opositores” al gasoducto, para empezar no son ni agricultores, y si lo fueran, que lo dudo, no están involucrados en los derechos de vía del proyecto de la CFE.

La transparencia y el acceso a la información ciudadana en torno a los proyectos energéticos evitaría la manipulación;  la información daría certeza jurídica y garantías a favor del medio ambiente.