Nada Personal

Amedrentar a votantes, al estilo “Zeta”


En un cuarto de guerra los estrategas diseñan compañas sucias contra el adversario en el proceso electoral.

A través de un call center han emprendido una guerra sucia con adversarios políticos, haciéndose pasar nada más y nada menos como miembros de "Los Zetas" o "La Familia Michoacana" para intimidar a los votantes.

Con el objetivo de enturbiar el clima electoral en la elección de gobernador y desprestigiar a uno de los candidatos, han emprendido una campaña de miedo mediante el amedrentamiento.

Les comparto dos casos que están debidamente documentados que ya son indagados por las autoridades encargadas de la seguridad pública del estado.

Primero. Ciudadanos de la junta auxiliar Lagunillas de Rayón, del municipio de Chietla, han recibido llamadas telefónicas de personas que dicen ser integrantes del grupo de "Los Zetas".

Les dicen en tono amenazante que "llaman de parte del gobernador Rafael Moreno Valle para decirles que apoyen su proyecto político y a su candidato Tony Gali".

Este tipo de llamadas telefónicas han sido confirmadas por el presidente auxiliar Carlos López Alveolar. Este tipo de llamadas se han extendido en otros municipios, como parte de la guerra sucia.

Segundo. En una copia burda de esta guerra de lodo, la misma campaña intimidatoria se realiza en el municipio de Tlachichuca, en el distrito de Ciudad Serdán.

Haciéndose pasar como miembros de "Los Zetas" o de "La Familia Michoacana", llaman a los teléfonos de los habitantes para extorsionarlos o cobrarles piso, con la advertencia de que el presidente municipal del lugar los respalda.

Como la anterior, se trata de una campaña para desacreditar al alcalde de ese municipio debido a la coyuntura electoral. Hasta aquí estos dos ejemplos.

En el municipio de Huauchinango se generaron los primeros mensajes turbios para politizar los casos de privación ilegal de la libertad y homicidios cometidos por una célula –detenida- de "Los Zetas" que operan en el estado de Veracruz, gobernado por el priista Javier Duarte.

pablo.ruiz@milenio.com