Nada Personal

“Alerta (ROSA) de violencia de género”

En Puebla, como en otras entidades, adquiere mayor relevancia el llamado organismo de derechos humanos para pedir al gobierno federal declare la “alerta de violencia de género”.

A la sociedad poblana la cimbró el caso del asesinato de Karla López Albert, en manos del hoy preso –junto con sus cómplices–  Manuel Forcelledo Nader.

Pasaron semanas para el esclarecimiento del crimen atroz que atrajo la atención de la opinión pública por la difusión del caso en medios de comunicación por parte de sus padres, familiares y amigos.

Los hechos ocurrieron en enero de este año y la fiscalía hizo público el esclarecimiento del asesinato en marzo, fecha en que consignan al autor intelectual, los materiales y cómplices.

No había pasado ni una semana de estos hechos y la familia de la joven Judith Cóatl Cuaya había denunciado su desaparición y desde un principio señalar como el principal sospechoso de su desaparición a Gerardo Juárez Sánchez.

Debieron pasar cuatro meses para el esclarecimiento del crimen al revelar la fiscalía que había sido identificado a Eduardo Limón Medina y/o Gerardo Juárez Sánchez, como el responsable del homicidio.

A Eduardo Limón Medina y/o Gerardo Juárez Sánchez lo investigaban por el crimen de Laura León Ortega, originaria del municipio de Acajete, a quien invitó a una cabaña en el vecino estado, para después matarla y enterrarla ahí mismo.

Los agentes de la DGADAI habían atrapado al asesino de la joven Laura León, pero descubrieron que se trataba del homicida de Judith Cóatl Cuaya, desaparecida desde el mes de marzo, vecinos en San Bernardino Tlaxcalancingo.

Los gobiernos han creado institutos para atender y defender a las mujeres; las festejan el 8 de marzo, pero a los gobiernos les cuesta mucho trabajo declarar la “alerta de violencia de género”, similar al exitoso Alerta AMBER para la notificación de menores de edad desaparecidos.

En el estado de San Luis Potosí –además del cura pederasta– ha conmocionado a la sociedad potosina la detención de un asesino serial y violador de cinco mujeres, cuatro de ellas niñas; el criminal era maestro de karate y zumba.

pablo.ruiz@milenio.com