Nada Personal

Agua y Ruta, distorsiones ¿reversibles?

Los estrategas de las aspiraciones políticas del alcalde José Antonio Gali Fayad seguramente han medido los resultados de la operación "apaga fuegos" contra el malestar social por pasivos y tarifas del servicio de agua, así como el transporte de pasajeros.

Será partir del 15 de febrero cuando se conozcan los alcances de los programas porque empezarán los asegunes con la empresa cocesionaria del servicio de agua y drenaje para aplicar las "quitas" a las deudas, y las "tarifas justas".

Veinte o más unidades al transporte de pasajeros pueden ser suficientes e insuficientes en la demandada Ruta 2, también se sabrá si los usuarios consideran satisfechas sus necesidades de traslado.

Los estrategas habrán hecho también sus cálculos del reconocimiento ciudadano a los programas implementados, tanto de los usuarios de agua como del transporte, pero el principal reto seguirá siendo de percepción.

Si como dice el líder nacional del Movimiento Ciudadano, Dante Delgado se respetará la "miopía" de quienes no ven la "gran obra" del gobierno del estado y los invita a recorrer otras entidades para constarlo, entones el problema es de percepción.

Indiscutiblemente las correcciones a aquellas distorsiones como el servicio del agua y el transporte público de pasajeros, están ligados al referéndum del gobierno de Rafael Moreno Valle que se convertirá en el voto de los poblanos en las urnas de junio próximo.

Y si una mala percepción de la sociedad respecto a la concesión del servicio de agua y el transporte de pasajeros dará al traste con los resultados con los indicadores pasivos del desarrollo del estado, faltarán entonces los contrates del antes y después sexenal.

La pregunta es si tendrán el tiempo para ello o el veredicto del juicio popular es irreversible.

pablo.ruiz@milenio.com