Nada Personal

5 de junio: la gran encuesta

Es una frase gastada, pero cierta: la verdadera encuesta en la contienda por la gubernatura será el domingo 5 de junio.

Empero las encuestas son una herramienta con bases científicas, y solo a las empresas serias habría que creerles para ubicar las tendencias en la intención del voto.

Las encuestadoras con alta confiablidad han monitoreado la intención del voto y desde el inicio de las campañas, entre los dos punteros, Antonio Gali Fayad ha mantenido la ventaja de 10 puntos o más respecto a Blanca Alcalá Ruiz.

Priistas como el líder nacional priista Manlio Fabio Beltrones Rivera exhibe en encuentros con empresarios encuestas donde presuntamente Alcalá Ruiz está abajo con solo 4 puntos, encuestas que se hicieron públicas.

Políticos poblanos expertos como el ex gobernador Melquiades Morales Flores explicó al autor de esta columna que en la contiendas por las 12 gubernaturas se seguían cerrando.

Mal hacen quienes a estas alturas de las campañas presuman que ganarán la elección porque se sigue cerrando, lo que obliga a la cautela porque nadie puede confiarse, explicó el priista a cargo de la coordinación regional del PRI en los estados norteños de Chihuahua, Zacatecas y Durango.

Y en efecto, empiezan a surgir los acelerados a cantar victoria con inserciones pagadas a plana entera en medios impresos, o bien otros destacados cuadros políticos al autodefinirse como pieza "clave" en el "triunfo", sin resultados en las urnas por el candidato de "Sigamos Adelante".

Concluidas las campañas la pelota está en este momento en la cancha de los consejeros electorales del INE y el OPLE (IEE) para conducir el ejercicio democrático de acudir a sufragar.

Una buena manera de garantizar la limpieza en las elecciones será la instalación de la mesa plural con la participación de partidos políticos, delegados federales y el gobierno estatal, como ya ocurrió en la víspera con la reunión presidida por el gobernador Rafael Moreno Valle y el secretario de Gobierno, Diódoro Carrasco.

Tan frágil como está el país –por diferentes factores- a nadie le conviene la ingobernabilidad, por muy dolidos o felices que estén por el resultado de sus respectivas marcas partidistas.

pablo.ruiz@milenio.com