Reporte de inteligencia

No vendan su voto, pero tampoco los compren

Un taquero me preguntó el otro día algo que me sacudió: “Oiga. ¿Usted dígame dónde vendo mi voto?”.

Me quedé helado.

El taquero me dijo que él tiene interés en vender su voto, pero que nadie le ha ofrecido nada. “Yo oigo que salen los anuncios de no vendan su voto, pero a mí nadie me ha ofrecido. Yo quisiera que alguien llegara y me ofreciera una lana”, me comentó.

Era en serio. Yo pensé que estaba bromeando, pero no. Este joven taquero de León está decidido a entregar su voto si alguien llega y le ofrece una cantidad importante.

-¿Cuánto cree que me den por mi voto? –me dijo.

-Dicen que pagan 500 pesos –le contesté.

-Uyy no. Yo esperaba mínimo mil pesos o mil 500 –agregó.

Los anuncios de “no vendas tu voto”, están en todos lados, como nunca. Las autoridades electorales han iniciado una campaña con esta intención y los mismos candidatos hablan de no vender el voto este 7 de junio.

Hay temor por la compra de votos. ¿Y por qué hay temor? Porque no confían en los adversarios.

Los operadores políticos dicen que los rivales destinarán una gran cantidad de dinero para comprar votos el día de la elección. El gasto fuerte de estas campañas estará destinado para movilizar a las personas entre el viernes 5 y el sábado 6 de junio, es decir para darles dinero a cambio de que vayan a votar. Los partidos podrían gastar de 10 a 15 millones en comprar votos en León, pero no lo van a hacer aquí en la ciudad, en la taquería o en la tortillería. No. Lo harán allá en las comunidades rurales y en las colonias de la periferia.

Lo grave es que en lugar de desalentar la compra de votos en estas elecciones, estamos despertando la curiosidad de los que nunca lo han vendido. “¿Si sabe de alguien que compre mi voto, dígales que aquí estoy?”, me dijo aquel taquero. El problema es que estamos enfocando la energía en convencer a los ciudadanos de que no vendan su foto, cuando en realidad deberíamos trabajar para convencer a los partidos políticos de que no compren los votos. Sí. Que no vendan sus votos. Pero que tampoco los compren.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com