Reporte de inteligencia

Otra tragedia por negligencia en protección civil

La estampida ocurrida en Ecatepec, toca fibras sensibles de la protección civil. Un baile con 20 mil personas autorizado en un centro deportivo con una sola salida de emergencia.

Era una auténtica trampa para los asistentes.

Esa historia la hemos visto varias veces en nuestro país. En el año 2000 fue el incendio del Lobohombo en la Ciudad de México, en donde los clientes se quedaron atrapados, sin una salida de emergencia. En el 2008, fue la tragedia del News Divine en el Distrito Federal, en donde los inspectores no dejaron salir a los clientes. En el 2011, se registró el incendio y ataque del Casino Royale de Monterrey, donde unos sicarios provocaron un incendio y los clientes no pudieron ponerse a salvo porque el casino no tenía salidas de emergencia. Y ahora es la estampida registrada en un baile popular de Ecatepec.

Los casos son muy distintos, pero tienen algo en común: las condiciones de seguridad no eran las apropiadas. Los edificios no tenían las salidas de emergencia. Las condiciones de las fincas, no eran las indicadas. No había un trabajo correcto para prevenir las tragedias.

Los trabajos de protección civil en México son rudimentarios. En las ciudades, hay múltiples antros, bares y centros nocturnos, que no cumplen con las medidas mínimas de seguridad. Y la supervisión de estos lugares suele prestarse a la corrupción.

La tragedia comienza cuando todo mundo piensa que no va a pasar nada. Los dueños de los antros prefieren pagar mordidas que cumplir con las condiciones de seguridad. Y los inspectores de los gobierno prefieren agarrar dinero que hacer cumplir con las normas.

La tragedia se repite.

A partir de ahora, todos los responsables de la vigilancia de los antros y espectáculos masivos, harán cumplir la ley, en los próximos meses y años, pero cuando ya nadie recuerde la estampida de Ecatepec, volveremos a la corrupción y a la negligencia.

No aprendemos.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com