Reporte de inteligencia

El retorno del dedazo

Durante varias décadas, nos reímos del dedazo, como una de las formas torcidas de la democracia en México, pero ahora la acción de designar a candidatos mediante el dedo de la autoridad superior, está en su mejor momento.

El PAN de Guanajuato designará a sus candidatos para las alcaldías del 2015 mediante asambleas y dedazos. Acción Nacional se había dedicado a denunciar el dedazo institucional del PRI durante décadas y ahora se ha dado cuenta que tiene sus ventajas. El dedazo permite tener a candidatos bien seleccionados con posibilidades de ganar y no como ha sucedido en las últimas elecciones cuando ganaron las asambleas internas candidatos con mala imagen y que perdieron las campañas externas. Además el dedazo reduce las posibilidades de corromper a los militantes de los partidos que, en el caso del PAN, por ejemplo, ya vendían sus votos en las contiendas internas.

De tal forma que el PAN está listo para designar a sus candidatos mediante un dedazo, producto de un análisis de los candidatos en cada municipio (hay preocupación en 11 municipios de Guanajuato). Se supone que el partido, hará una revisión de los perfiles de los aspirantes y tomará una decisión para evitar las elecciones internas y definir a los candidatos. Es decir, el PAN hará un dedazo. Por supuesto que es un dedazo distinto, con el apoyo de encuestas, grupos de enfoque y análisis de los aspirantes, pero a final de cuentas es un dedazo.

El PAN no quiso hacer las consultas ciudadanas. Era una posibilidad y están contempladas en los nuevos estatutos, pero los panistas no quisieron arriesgarse a preguntarle a los ciudadanos a quién querían ver en las boletas electorales. Habría sido una opción interesante, pero el PAN decidió no entrarle. Ellos mejor harán asambleas internas en más de 30 municipios y dedazos en otros 11.

El PRI hará lo mismo. De hecho en las campañas del 2012 el Partido Revolucionario Institucional aplicó el dedazo en alcaldías y gubernaturas y le fue muy bien. La fórmula fue efectiva. En los municipios donde hubo designación, hubo triunfos. Se trata de un dedazo modernizado, cabildeado con los distintos liderazgos, y repartiendo las diputaciones para bajar a los interesados. El PRI ahora le llama candidatura de unidad, pero no deja de ser un ejercicio anti democrático.

El tiempo se ha encargado de reivindicar al dedazo como una forma eficaz de escoger a los candidatos con mayores probabilidades de éxito. Es una distorsión de la democracia, pero es efectivo. Es una práctica no correcta, pero funciona. Es una vergüenza para todos, pero todos lo aplicarán. En el 2015, el dedazo se impondrá en las elecciones en Guanajuato.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com