Reporte de inteligencia

Un relajo con la factura electrónica

La factura electrónica es un dolor de cabeza.

Hay confusión. La Secretaría de Hacienda ofrece la opción de sacar la factura gratuita en su página de Internet, pero tiene errores.

Resulta que a alguien se le olvidó que en Guanajuato existe el impuesto cedular y a nadie se le ocurrió contemplar esta opción en los recibos ofrecidos por el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Así que no sirven los recibos del SAT.

Eso significa que nadie lo puede hacer gratis. Y entonces hay que contratar a un proveedor externo para que te haga las facturas. Y los proveedores también tienen dudas. Están confundidos. Y da la impresión de que alguien en Hacienda cometió el error a propósito para que sus compadres proveedores se ganen una lana. ¿Algo que ver con esa palabra de moda llamada moche?

Y las empresas también sufren.

Muchas compañías no entregan las facturas de inmediato y prometen enviarlas por correo. Es un relajo. Tiene uno que esperarse 5 días, 8 días y hasta 10 para que lleguen las facturas al correo electrónico. Y muchas nunca llegan. Y cuando uno reclama la factura, te dicen que ya pasó el tiempo para sacarla.

Es una mala broma.

Las reformas fiscales tienen fallas. Los empresarios están molestos porque hay confusión. Los pequeños contribuyentes no entienden cómo deben pagar. Y los profesionistas sufren para conseguir las facturas electrónicas. ¿Y así quieren que los ciudadanos paguen? Da la impresión que todo está hecho para que no paguen. El SAT en León tiene todos los días a cientos de personas inconformes y confundidas con las terribles reformas. Y hasta los propios contadores tienen dudas. ¿Que no debería ser al revés?. Que no debería ser más sencillo para que todo mundo cumpla con sus obligaciones fiscales. Los trámites están hechos como si nos fueran a regalar algo, cuando en realidad lo único que queremos es cumplir.

Arreglen eso, por favor. Ahí como cosa suya.

http://twitter.com/pccarrillo