Reporte de inteligencia

¿Por qué les regalan una diputación pluri?

La lógica de las diputaciones plurinominales está sustentada en los favores y lealtades. Los partidos usan las pluris para negociar con los grupos, para arreglar los conflictos internos, para darle fuero a los corruptos y para premiar a los más leales e incondicionales.

No es un asunto de talento o capacidad, sino de regalos a los amigos, compadres, socios y cómplices. En cada legislatura hay 200 diputaciones regaladas, a repartir entre los militantes consentidos. 200 regalos para los privilegiados.

Basta con darle un vistazo a los plurinominales de Guanajuato para entender la lógica.

A Bárbara Botello le dieron una plurinominal para alejarse de la elección en León –su administración estaba muy desgastada- y para premiarla por haber ganado el bastión del PAN. Un premio.

A Mayra Enríquez le dieron una plurinominal para que se bajara de la contienda interna por la Alcaldía de León y para que La Loma aceptara al candidato del grupo contrario. Un trato.

A Azul Echeverry le dieron una plurinominal por el apellido Torres Landa. Un regalo.

A Miguel Ángel Salim le dieron una diputación por negociar los votos que todavía le quedan en León, pensando en futuras elecciones (Gustavo Madero quiere esos votos). Es decir un acuerdo en los oscurito.

Un premio, un trato, un regalo y un acuerdo vergonzoso. Todas las motivaciones de la asignación de las diputaciones plurinominales tienen que ver con valores que no debemos fomentar en nuestro país y en nuestra sociedad.

Las diputaciones plurinominales son injustas, absurdas, odiosas y detestables. Al menos que nos toque a nosotros, a usted y a mí, recibir una bendición de esas.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com