Reporte de inteligencia

Se tardaron con la reforma penal

El otro día, capturaron a un ladrón adentro de una casa y cuando lo entregaron a la policía, dijo: "Métanme a la cárcel. Al cabo salgo rápido".

Los delincuentes ya se la saben. Cometen robos y son capturados, pero salen rápido con una fianza o se declaran culpables para agilizar el juicio. En cuestión de 8 meses, ya están otra vez en la calle, buscando algo para robarse.

El sistema de procuración e impartición de justicia, está rebasado. Por eso ayer se presentó la reforma del Código Penal del Estado de Guanajuato, con la intención de endurecer las penas.

Es una necesidad.

La propuesta del presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Miguel Valadez, y del gobernador, Miguel Márquez Márquez, es castigar la reincidencia. La reforma plantea que un delincuente que reincide en el delito debe tener penas más altas. Con esa modificación, se conseguirá que los ladrones se queden más tiempo en la cárcel.

Se supone que con esta reforma, habrá menos delincuentes en las calles. Lo que ha sucedido ahora es que había muchos rateros que salían y entraban a prisión cada año, y los robos seguían sobre todo en las casas- habitación y en los negocios.

El Gobierno se tardó en la reforma.

Desde hace 4 o 5 años, la sociedad pedía penas más severas para los delincuentes.

El Gobierno siempre va lento.

Si estuvieran más cerca de la sociedad, se darían cuenta sobre lo que tienen que hacer para disminuir la delincuencia. Por ejemplo, el pueblo ha pedido desde hace años un esquema distinto de readaptación social de los presos y los gobernantes no lo entienden. Urge que los reos aprendan a ganar dinero legalmente, que se reinventen y que recuperen a sus familias. El día que los gobernantes entiendan que los presos deben ser atendidos de manera diferente -para que se reincorporen a la sociedad-, tendremos menos personas cometiendo delitos.

Esa es la siguiente reforma.

A ver cuánto tardan en descubrir lo que el pueblo ya sabe.