Reporte de inteligencia

No han querido conectar Las Joyas por los intereses económicos

Un sobrevuelo, con un dron, publicado en Milenio León, fue contundente para entender lo que pasa en Las Joyas. La colonia, se puede conectar con el bulevar Mariano Escobedo con la pavimentación de una calle de 750 metros, pero no la quieren hacer.

Si el Gobierno tuviera voluntad, se podría hacer una segunda obra del bulevar Calíope a Calcopirita (Mariano Escobedo) con la pavimentación de una calle de 600 metros. Pero tampoco la hacen.

Pero eso no es todo. Se podría hacer una tercera obra para conectar el nuevo bulevar Las Joyas con el bulevar San Juan Bosco con sólo mil 700 metros de calle. Y eso permitiría conectar el San Juan Bosco con la autopista León-Lagos-Aguascalientes. Pero tampoco la quieren hacer.

Los intereses económicos impiden la conectividad de Las Joyas. Nadie quiere que esa colonia de 80 mil habitantes, se conecte fácilmente con León. Los vivienderos no quieren, los transportistas no quieren. Todos los que hacen negocio con Las Joyas no quieren los accesos fáciles.

Y el resultado entonces es que no hay acceso rápido a la colonia.

Con una sola de esas calles, la gente de Las Joyas, podría tener acceso a un centro de salud en 5 minutos (el que está en León II). Y podrían llegar al centro de León en 25 minutos y no en una hora como ahora.

Ahí están las pruebas de que con pequeñas inversiones, se puede ayudar a miles de personas que viven en Las Joyas. Pero falta lo más importante: voluntad. Que el Gobierno tome la decisión y conecte de una vez la zona más pobre con el resto de la ciudad. No importa que se enojen los vivienderos. No importa que se enojen los empresarios y los transportistas. Es lo menos que podemos hacer por esas 80 mil personas que viven en Las Joyas, aisladas del boom económico.

pablo.carrillo@milenio.com