Reporte de inteligencia

Ningún político pasaría el detector de mentiras

El candidato del PAN para la Alcaldía de León, Héctor López Santillana, hizo sus tres declaraciones ante la opinión pública: la patrimonial, la fiscal y la de conflicto de interés. Es lo más moderno en el mundo en cuanto a rendición de cuentas y transparencia en los gobernantes.

Esto es nuevo en México.

En otros países del mundo ya hablan de la declaración de conflicto de interés, pero aquí se hizo una tema de discusión con el caso de la Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto. La casa fue vendida a Angélica Rivera por una constructora que había hecho obra pública en el Gobierno del Estado de México.

Desde entonces, en México se habla de la necesidad de que los gobernantes hagan su declaración de conflicto de interés. No es una obligación, ni mucho menos. Pero sí es una oportunidad para que los candidatos ahora demuestren su honestidad y su intención de gobernar con transparencia.

El primero que decidió hacerlo fue Héctor López Santilla, el candidato del PAN. Ahí están sus tres declaraciones: la patrimonial; la fiscal; y la de conflicto de interés.

Ahora vamos a ver cómo reaccionan los otros seis candidatos para la Alcaldía de León. De entrada la declaración de Héctor obliga a los demás a hacer lo mismo como un asunto de congruencia. Y será mejor que se vayan acostumbrando porque en un futuro la declaración 3 x 3 seguramente será una exigencia para los gobernantes en México.

No es gran cosa, pero es un avance en el proceso de selección de los mejores gobernantes. No estaría mal que en un futuro se les pidiera un examen psicométrico, el antidoping y el detector de mentiras, antes de registrarlos como candidatos a un cargo de elección popular. Aunque si les aplican el detector de mentiras –como ya lo hacen con los policías del país–, casi todos saldrían reprobados.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com