Reporte de inteligencia

La mota y el petróleo, los negocios que ahora quiere Fox

De joven, Vicente Fox vendió Coca-Colas, botas y pizzas. Después vendió el cambio y la democracia en el país. Y hora el ex Presidente de México quiere ofrecer los grandes negocios con Pemex.

Fox no da un paso sin huarache. El año pasado fue el proyecto de legalizar la mariguana y comercializarla de manera legal en México y en Estados Unidos. Y ahora está buscando inversiones en Estados Unidos, Canadá y hasta en Abu Dhabi para invertir en Petróleos Mexicanos.

Fox tiene información estratégica.

Como Presidente de México tuvo acceso a la información de Petróleos Mexicanos y hasta cierto punto conoce la situación real de la paraestatal. Incluso debe tener contactos al interior de la empresa y al exterior. De tal forma que Fox tendría ventaja sobre cualquier otro inversionista en Petróleos Mexicanos. Y es ahí en donde algo suena extraño.

¿No es un conflicto de intereses que un ex Presidente de México se dedique a cabildear inversiones para Pemex?. ¿La ley lo permite? ¿Y si lo permite es correcto? ¿Y Enrique Peña Nieto está de acuerdo en que Fox busque a los inversionistas internacionales?

Fox es muy hábil para las relaciones. Lo ha dejado claro. Tiene contacto con organizaciones de Estados Unidos y del mundo, tiene relaciones con empresarios norteamericanos y canadienses. Y ha sabido construir una red de vínculos institucionales y personales con grupos de poder en diversos países del mundo. Entonces Fox sí puede ser un gran cabildero de las inversiones petroleras. ¿Pero es ético?

Hay que recordar que Fox siempre ha tenido contacto con empresarios de Texas. Y de hecho se ha mencionado históricamente que tiene amistad con importantes petroleros de Texas. ¿A eso se va a dedicar?

Desde que fue Gobernador de Guanajuato, Fox tuvo colaboradores texanos, desde Bob Allyn, el texano que manejó su imagen en el año 2000 y quien fue un asesor importante en el triunfo del 2000. También hay que recordar las relaciones con Juan Hernández, el guanajuatense-texano que estuvo con Fox en Los Pinos, y que es un conocedor del ámbito empresarial en Texas.

Fox está desatado. El ex presidente de México anda haciendo los negocios y se ha metido a temas complicados. La legalización de la mariguana y la inversión privada en Pemex. Los dos temas son polémicos. Y lo extraño es que siendo Presidente de México no le entró a ninguno de los dos. Ahora, desde afuera, Fox se está metiendo a esos temas que eran intocables. Fox está convertido en un mercader, un comerciante, un negociante de la política. Un cabildero de alto nivel que busca hacer los grandes negocios, aprovechando su paso por Los Pinos. No deja de llamar la atención su habilidad para moverse en la política y en los negocios al mismo tiempo, pero queda claro que el guanajuatense llegó a Los Pinos a buscar su beneficio personal y no el beneficio de México.

http://twitter.com/pccarrillo