Reporte de inteligencia

A todos los panistas les tocó una rebanada del pastel

El ejercicio de unidad en el PAN, fue éxito.

No se pelearon y se pusieron de acuerdo para las candidaturas. Y el resultado dejó a todos muy contentos: 26 alcaldías, 19 diputaciones locales, 13 diputaciones federales. A casi todos les tocó una rebanada de pastel.

Al grupo de Luis Alberto Villarreal, les tocó la Alcaldía de San Miguel de Allende. A Mayra Enríquez una diputación federal. A Ricardo Torres Origel una diputación local. Al Yunque, varios diputados. Al grupo del gobernador, Miguel Márquez, la Alcaldía de León y varias diputaciones.

El pastel alcanzó para todos.

Muy distinto a lo que ocurrió hace tres años, cuando se pelearon por el pastel, sin tenerlo. Y si no hay pastel, no hay rebanada para nadie. Hace 3 años, el PAN se quedó sin pastel por repartir en León y hubo muchos que sufrieron hambres durante 3 años.

Los panistas pasaron 3 años difíciles. Sin empleos, sin negocios y sin esperanzas.

Ahora vuelven los buenos tiempos.

Vienen tres años maravillosos para los panistas.

Habrá trabajo. Habrá sueldos jugosos. Habrá empleos para la familia. Y oportunidades para todos.

Ahora sí hay pastel.

Y es un pastel grande y jugoso (un presupuesto de 6 mil millones de pesos por año). Y todavía falta repartir los cargos en el Ayuntamiento, las direcciones, las subdirecciones, las coordinaciones, las concesiones.

Pero el PAN tiene que reflexionar ahora lo que harán en la Alcaldía de León. No pueden llegar a agandallarse los cargos y recuperar el botín. Ya lo dijo ayer Carlos Medina Plascencia en Milenio Televisión León: hay que limpiar al Gobierno y al PAN.

A la fecha hay una serie de prácticas en el blanquiazul que no son ejemplo de honestidad, como el compadrazgo, el chambismo y el amiguismo. Si en verdad, el PAN quiere seguir gobernando en León, deben dejar de pensar que el gobierno de León es un grande y delicioso pastel.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com