Reporte de inteligencia

Se olvidan de guanajuatenses desaparecidos en San Fernando

El caso de los desaparecidos de San Fernando, Tamaulipas, es tan grave como el de los desaparecidos de Ayotzinapa. Sólo que en Ayotzinapa los padres de las víctimas y los estudiantes, hicieron protestas y marchas y posicionaron el tema a nivel internacional.

En San Fernando, en cambio, se hicieron pocas manifestaciones y escasas protestas.

San Fernando es un caso olvidado.

Y lamentablemente hay varios guanajuatenses perdidos en San Fernando, algunos originarios de Tarimoro y otros de San Luis de la Paz y Apaseo.

De hecho, hace unos días la PGR hizo análisis de sangre en Irapuato a 13 familiares de seis desaparecidos de Tarimoro, con la intención de identificar los cadáveres de San Fernando. La matanza ocurrió en el 2010 y 2011 y apenas están tomando las muestras de ADN. La PGR se tardó cinco años en pedir las pruebas genéticas. Ahí en San Fernando hallaron 72 cuerpos en fosas clandestinas de migrantes que iban rumbo a Estados Unidos y que fueron asesinados por Los Zetas porque no pagaron un impuesto.

La historia no ha sido investigada lo suficiente. Y los mismos familiares y medios de comunicación, dejaron de hablar del tema. Ya nadie recuerda a San Fernando.

El país sólo habla de Ayotzinapa.

La protesta por los 43 desaparecidos de Guerrero acapara la atención. Los alumnos de la escuela rural de Ayotzinapa están muy politizados y han sabido cómo mantener el tema en la opinión pública. Los mismos medios de comunicación han insistido en la búsqueda de los jóvenes desaparecidos y el tema es mundial.

Ambos casos tienen que ver con la corrupción y la impunidad en México. En Ayotzinapa eran estudiantes. En San Fernando, eran migrantes.

Es muy grave el caso de Ayotzinapa. No podemos permitirlo. México exige justicia. El pueblo pide una investigación a fondo. Pero no hay que olvidarlo: Ayotzinapa es tan grave como San Fernando.

@pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com