Reporte de inteligencia

Todo lo que ocurre, tiene qué ver con la gubernatura

A partir de ahora, todo lo que suceda en Guanajuato tendrá qué ver con la gubernatura. Si Éctor Jaime Ramírez Barba es nombrado el coordinador de los diputados del PAN, tiene qué ver con la gubernatura. Si Vicente Esqueda, suena para la dirigencia estatal del blanquiazul, tiene qué ver con la gubernatura. Si Gerardo Trujillo, dice que le interesa la reelección, tiene qué ver con la gubernatura. Si Fernando Torres Graciano, dice que no hay ningún guanajuatense rumbo a Los Pinos, tiene qué ver con la gubernatura.

En el PRI, ocurre lo mismo.

Si Santiago García hace una conferencia en León para enviar un mensaje a los priistas, tiene qué ver con la gubernatura. Si Bárbara Botello hace una comida con los operadores del tricolor en León, tiene qué ver con la gubernatura. Si el diputado Javier Contreras pide la renuncia del líder estatal, tiene qué ver con la gubernatura.

Todo lo que suceda o no suceda, está ligado a la sucesión del 2018. Directa o indirectamente, todas las acciones están pensadas en descartar a personas o encartar a personas rumbo a la elección del 2018. Nada será casualidad, a partir de ahora. Si el PAN, le da juego a un personaje, es por algo. Si el PAN no le da juego a otra persona, es por algo. Si el PRI, relega a un líder de los espacios de poder, es porque alguien está interesado en descartarlo. Si el PRI, incluye a alguien en la escena política, es por algo.

Desde ya, los suspirantes al Gobierno de Guanajuato, mueven sus piezas. Desde ya, los soñadores tienen que tomar sus decisiones y aparecer públicamente. El que tome las mejores decisiones, será primero el candidato en su partido y segundo el gobernador de Guanajuato.

Las calenturas electorales han comenzado. Es muy temprano. Falta mucho. No es el momento. Pero eso qué importa. Todos ya comenzaron.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com