Reporte de inteligencia

Las mujeres de los narcos resultan ser inocentes

La historia así lo deja ver.

Las esposas o mujeres de los narcotraficantes suelen no ser culpables en los juicios penales.

Hace 15 años, me tocó entrevistar en un arraigo domiciliario en la Ciudad de México a la señora Alicia Sandoval, esposa del traficante Luis Valencia.

Ella era una señora educada, hablaba español, inglés y francés y se dedicaba a la exportación de artesanías en Tonalá, Jalisco. Fue arraigada por la PGR y trataron de acusarla, pero no le encontraron nada. Ella fue liberada por falta de pruebas y regresó a su vida de empresaria.

El Gobierno mexicano ha tratado de acusar a varias mujeres de los capos, pero ellas han ganado los juicios.

Sonia Barragán, la esposa de Amado Carrillo Fuentes, fundador del Cártel de Juárez, fue investigada por la Fiscalía Antidrogas y no pudieron dejarla tras las rejas. Sonia, esposa de un criminal mítico, nunca hizo algo indebido, según parece.

Griselda López, la primera esposa de Joaquín El Chapo Guzmán, tampoco ha sido vinculada directamente con los negocios ilícitos. Al parece ella estuvo rodeada de crimen y dolor, pero no se manchó las manos.

El argumento de las esposas suele ser simple y contundente: ellas no estaban enteradas de las actividades delictivas o económicas de los maridos. Es decir que ellas no sabían nada. Con eso ha sido suficiente para conseguir su libertad.

El papel se las esposas siempre será un misterio en el narcotráfico. Y seguramente en cada caso será distinto. Habrá algunas mujeres que sólo sean los amores de sus maridos narcos y habrá otras que se meterán en los negocios y las decisiones.

Aunque algunos capos famosos han preferido dejar a sus mujeres alejadas del mal y la muerte.

Todo viene a propósito de la relación extraña entre Kate del Castillo y Joaquín El Chapo Guzmán. Por lo que vemos hasta ahora había una fascinación entre uno y otro, aunque aún no podemos afirmar que hubo algo más que una amistad. De cualquier forma va a ser muy difícil acusar a Kate de algo. Si las esposas casi nunca han tenido responsabilidad, menos las chicas conocidas, las primas, las amigas buena onda o las auténticas amigas como se supone sería Kate del Castillo.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com