Reporte de inteligencia

El que se mueve, sí sale en el video

La lección para todos es contundente: No hagas nada que no quieras ver en Youtube.

El video del diputado Luis Alberto Villarreal, bailando con una chica, es chismoso y despierta el morbo. No es una prueba de algo ilegal o incorrecto, pero sí es un documento que prueba que los diputados mexicanos son pecadores estándar.

Se trata de una escena cotidiana de la vida, pero se vuelve atractiva en el momento que es grabada. Villarreal fue pescado infraganti, en video, y eso es justo el chisme.

Hay que acostumbrarnos a estos espectáculos en video. Los teléfonos inteligentes están modificando la forma de revisar la conducta de los personajes públicos. La prepotencia de los políticos ha quedado grabada por teléfonos inteligentes y entonces tenemos una Lady Golpeadora, otra Lady de Polanco y un Gentleman de Silao –todos pescados en un video, como Villarreal-.

Un mundo nos vigila. Y no son ojos simples, observándonos. No. Son Iphones y teléfonos inteligentes, a la mano de cualquiera, listos para ser accionados en el momento justo en que un diputado le agarra la pierna a una chica, justo cuando la regidora insulta a una persona.

Ahora ya no puede uno bailar de manera libre en una fiesta porque puedes ser grabado. Ahora ya no puede uno hacer el ridículo libremente en una pachanga, porque ya hay un sobrino que lo sube rápido al Facebook.

Ya tampoco puede uno darse una libertad en la calle –tirar un papel-, porque puede quedar grabado. Ya no puede uno juntarse en lo oscurito con un personaje para negociar algo, porque basta con que un testigo tenga un teléfono para dejarlo grabado.

Todo lo que hagas o digas, puede ser usado en tu contra. Y ahora hay miles de testigos en la ciudad, listos para denunciar lo incorrecto y lastimar a los adversarios. Y es que no sólo son grabadas las conductas indebidas, sino también las conductas correctas que nos afectan, con la intención de modificarlas.

Es el video como un arma de defensa y ataque. Todo lo grabamos para protegernos, pero también para lastimar a los otros. A Luis Alberto Villarreal y a Juan Carlos Muñoz, los grabaron para lastimarlos políticamente y lo consiguieron. Ahora son objeto de burlas por asistir a una fiesta privada, con mujeres.

La tecnología nos tiene contra las cuerdas. Toda conducta podrá quedar plasmada en video para el tribunal moral del pueblo. De tal forma que no nos queda de otra: Hay que portarnos bien, si no queremos ser estrellas de Youtube, como Villarreal y Muñoz.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com