Reporte de inteligencia

Hay mil 200 japoneses en Guanajuato

En Guanajuato hay expectativas muy altas por la llegada de los japoneses. En Celaya hay restaurantes que tienen su menú en japonés. En Salamanca un colegio ofrece sus inscripciones en japonés. Y en Irapuato, mandaron colocar un letrero que da la bienvenida en inglés y en japonés.

Aunque no hay que emocionarse tanto.

La invasión japonesa no es numerosa. En este momento son mil 200 japoneses los que están trabajando en Guanajuato. Lo más destacado es que son altos ejecutivos, expertos en tecnología y capacitadores. Son japoneses con alto poder adquisitivo. Y tampoco es cosa menor.

Pero los japoneses no llegaron para quedarse. La gran mayoría de ellos viene a instalar los equipos, a supervisar la operación de las plantas y a capacitar a los trabajadores de Guanajuato. No vienen para quedarse toda la vida. Vienen de manera temporal, por seis meses, un año o dos.

Por supuesto que algunos ejecutivos sí se quedarán por más tiempo, pero no son muchos. De hecho los japoneses de Mazda y Honda, o de cualquiera de las otras empresas proveedoras, no tienen mucho interés en hacer vida aquí. Ellos vienen por un encargo de sus empresas. Pero la mayoría de ellos quieren regresar a Japón. Allá viven muy bien y tienen calidad de vida.

No son como los chinos que vienen a poner un restaurante en Guanajuato. Los chinos vienen jugándose el futuro en un negocio. Y aquí se juegan la vida. No tienen a qué regresar a su país.

Los japoneses, en cambio, vienen en una circunstancia distinta. Vienen a cumplir con un encargo laboral. Entonces no será con su presencia cómo impactarán a nuestra región. Sus empresas generarán miles de empleos directos e indirectos, impregnarán una cultura laboral distinta y especializarán a los técnicos de Guanajuato, pero ellos no estarán necesariamente aquí. Sí habrá muchos, pero no serán una gran comunidad de miles de personas como creemos. Serán unos mil o 2 mil tal vez. Y seguro se harán sentir. En los clubes, en los campos de golf, en los restaurantes, en las tiendas, como ya los vemos el fin de semana en León. Y sí estamos obligados a hacernos entender con ellos, mediante letreros como en Irapuato y menús como en Celaya. Diría que está en chino, pero no. Está en japonés.

http://twitter.com/pccarrillo