Reporte de inteligencia

Que maten a los secuestradores, pero no a los toros

De niño, me llevaron a las corridas de toros y, desde el primer día, me quedé asombrado con la fiesta brava. Los rituales. El lenguaje taurino. Los vestuarios de los protagonistas. El valor de los toreros. La música en vivo. Es una fiesta completa. Uno de los espectáculos más agradables que pueda uno ver en la vida. Me asombraba el valor de los toreros. El miedo de una tragedia. Pero me preocupaba el torero, nunca el toro. Sentía miedo por el torero, no por el animal. Nunca sentí compasión por la bestia. Al contrario, el toro era el peligro, el animal era la amenaza por librar.

Hoy en día, la discusión es sobre la muerte del animal. La forma de abordar los temas, cambia. Los ecologistas quieren prohibir la fiesta brava, por el maltrato al animal, no por el riesgo de los toreros. A los ecologistas no les preocupan los matadores que son corneados y a veces pierden la vida.

El debate son los animales. Y ahora el Gobierno de León prohibió la entrada a los niños menores de 14 años a las corridas de toros, bajo el argumento de que es violento.

Es una discusión absurda. El Partido Verde Ecologista de México trae el tema de los animales como bandera, de una forma ridícula. Los señores del Verde están muy preocupados por los toros y no por los niños que sufren de hambre. Hay millones de niños pobres en México, y los políticos del Verde defienden a los toros.

Además son incongruentes. Por un lado, piden prohibir los toros y por otro piden la pena de muerte para los secuestradores. Es decir que mueran los seres humanos que violan la ley y que vivan los toros. O sea que si un toro secuestra a otro toro, entonces sí que lo maten.

Es un debate sin sentido.

Como sociedad deberíamos estar discutiendo por las políticas de atención a la pobreza, por la educación de los niños, por la salud de la población. Y no por los toros.

La violencia para los niños, viene de otras fuentes. De la televisión, de los videojuegos, de la misma calle. Ahora resulta que los niños no pueden ver cómo matan un toro, y sí ven todos los días como matan a seres humanos en las series de televisión. Hoy día los niños juegan a matar a otros hombres en los videojuegos. Y lo que es peor, hay niños que cada fin de semana, ven los pleitos de pandillas afuera de su casa, con pedradas y balazos.

Cuidado señores del Verde y del PRI.

Hay muchos temas importantes por abordar por el bien de León. Ahí está la pobreza de los niños, la educación, la salud. No pierdan el tiempo atacando a la fiesta que no representa ningún peligro para la sociedad, ni para los niños.

http://twitter.com/pccarrillo