Reporte de inteligencia

¡Qué lindo eres!

El diputado priista, Guillermo Romo, nos llamó ayer al noticiero de Milenio Televisión León y me sorprendió que me dijo en dos o tres ocasiones: “¡Qué lindo eres!”.

Más tarde, hablé con personas que lo han tratado y me dijeron que el diputado del PRI así suele hablar con sus compañeros del Congreso del Estado. ¡Qué lindo eres! ¡Besos!

Es un estilo muy diferente.

Los políticos suelen usar palabras y frases distintas. En su momento, el diputado panista Juan Miguel Alcántara Soria, por ejemplo, solía decir a sus interlocutores: ¿Cómo estás bribón? ¿Qué te parece bribón?

Recuerdo que el ex gobernador, Juan Manuel Oliva, usaba una expresión similar: ¿Cómo te va, Profe? ¿Cuándo platicamos, Profe?

Hay quienes son muy cordiales, como el senador Miguel Ángel Chico, del PRI, que suele llamar a todo mundo como “amigo”. ¿Cómo viste el mensaje amigo?

Pero Guillermo Romo sí rompe con todo.

Ni en la sección de sociales había visto que un entrevistado llamara a un reportero “¡Qué lindo eres!”. Y el diputado Romo lo hace con tanta naturalidad que desconcierta en un ambiente en donde suele haber un lenguaje político y diplomático –a veces muy legal y oficial–, alejado de las expresiones amistosas en exceso y color de rosa.

El diputado del PRI sigue dando sorpresas. Primero se disfrazó de torero y luego de payaso y de Chapulín Colorado. Después mostró su crema de esperma de tiburón y ahora trae un lenguaje amoroso y conciliador por todo el Congreso del Estado.

Es un tipo diferente. Se sale del estereotipo del diputado acartonado y aburrido que habla mucho y no dice nada. Y además Romo trae una dinámica de ayuda social que también se sale de lo normal. Regala juguetes a los niños, regalas sillas de ruedas y despensas a los necesitados. Los priistas, como para justificarlo un poco, dicen que sí tiene un interés real por ayudar a los menesterosos. Es decir que sí estamos ante un diputado que quiere ayudar a los demás, aunque parezca increíble, y sí destina parte de su cheque a apoyar a los pobres.

Romo es desconcertante.

Es infantil, es metrosexual y es amoroso, pero sí ayuda a la gente. ¿Qué harán los guanajuatenses con un hombre así? ¿Lo mandarán a su casa al terminar la legislatura o le darán otra oportunidad?

¡Qué linda historia!

http://twitter.com/pccarrillo