Reporte de inteligencia

Los ladrones de casas están desatados

La cifra es alarmante: 894 robos a casa habitación en León en los primeros 5 meses del 2014. Y esos son los robos denunciados. Hay otros que no son denunciados ante la Procuraduría de Justicia del Estado porque los ciudadanos no creen que puedan recuperar algo de lo robado.

Algo grave está sucediendo con la delincuencia común.

Los ladrones locales están desatados. Están cometiendo robos con mucha frecuencia en las residencias y casas de León, sin temor a ser detenidos. Y es que los robos a casa habitación son normalmente cometidos por delincuentes locales. Ladrones de barrio o bandas locales.

No estamos hablando de grandes bandas de delincuentes que andan por todo el país cometiendo robos en las casas. No. Son bandas de León que están trabajando con intensidad y que se están metiendo a las residencias y colonias de la ciudad, llevándose todo lo que hay a la mano, alhajas, dinero en efectivo, pantallas de televisión, aparatos eléctricos. Son robos pequeños, pero son muy dolorosos para los ciudadanos.

La sensación de que han vulnerado tu hogar, es muy fuerte. Y eso es justo lo que están haciendo los delincuentes. En la mayoría de los casos (188 robos), forzaron la chapa de una puerta, o forzaron una ventana (176 casos). En otros robos, han brincado una barda (en 27 ocasiones). Y también hay 33 robos con violencia, es decir que se metieron a la casa a punta de pistola para amenazar a los moradores.

Es violencia doméstica.

Y es un trabajo de prevención que tienen que hacer los policías de León. Ellos son los que saben quién se está metiendo a las casas. Que no se hagan patos. Ellos conocen a los ladrones y a las bandas, y ellos saben en dónde se esconden y cómo operan. El punto es que los policías no quieren hacer su trabajo. No quieren colaborar con la corporación para rastrear a los ladrones e impedir más atracos.

Los policías de León están metidos en una dinámica de desinterés por la población. No les importa mantener la seguridad y tranquilidad de los leoneses. No tienen motivación para cumplir con su trabajo. No sienten como suyo el proyecto de mejorar la seguridad. Están muy lastimados porque corrieron a 500 de sus compañeros y los mandaron a la calle (por no aprobar los exámenes de control y confianza).

La situación es delicada. ¿Qué están haciendo esos 500 policías despedidos? ¿De dónde están sacando dinero para mantener a sus familias? ¿Estarán cometiendo delitos? ¿Estarán colaborando con los delincuentes para cometer estos robos? ¿Mantienen contacto con sus amigos los policías en activo para que no hagan nada? Vaya problema tenemos en León. Policías inútiles y ladrones descarados.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com