Reporte de inteligencia

Los juicios orales deben reducir la corrupción en los juzgados

Ya están los juicios orales en León y todavía no dimensionamos lo que eso significa. La forma histórica de llevar los juicios penales, mediante escritos y papeles (tomos de mil hojas), sufrirá una transformación de fondo.

Ya no hay que presentar escritos para todo. Ahora hay que hablar y explicar los hechos, dar testimonios, cuestionar, en vivo, frente al juez, frente a la víctima y frente al acusado.

Los juicios orales cambiarán la forma de impartir justicia en León, a partir de ahora. Es un tribunal muy parecido a los de Estados Unidos, pero sin jurados ciudadanos. Aquí se descartó la participación de jurados, por considerar que no eran expertos que pudieran aportar una visión certera apegada a derecho.

Aunque la mayor virtud de los juicios orales es que reducirán la corrupción en los tribunales. Eso porque los abogados tramposos ya no tendrán tiempo ni espacio para ofrecer dinero a los jueces y a los secretarios, como ocurría antes. Hoy un caso puede desahogar sus pruebas importantes en una sola audiencia, y eso impide hacer trampas. Ahora esos licenciados sí tendrán que demostrar sus habilidades jurídicas para defender a sus clientes y no podrán comprar a los funcionarios tan fácilmente.

El juicio oral es más rápido, más transparente y más honesto, al menos por ahora, porque desde luego que los licenciados chuecos, pronto encontrarán la forma de obtener ventajas. Por lo pronto, el juicio agilizará los procesos y reducirá la carga de trabajo en los tribunales.

Y está por verse si León y Guanajuato mejorarán la procuración, impartición y administración de justicia que es lo que todos deseamos.