Reporte de inteligencia

Un jefe de policía cada diez meses

Ya rompimos récord: seis jefes de policía en menos de cinco años.

Traemos un promedio de un secretario de Seguridad cada 10 meses en León.

Eso significa que no le hemos atinado a la persona correcta.

Y mientras cambiamos de jefe en jefe vemos cómo la inseguridad va creciendo paulatinamente, hasta convertirse en un verdadero problema. Cada vez hay más robos a mano armada, cada vez hay más asesinatos y robos a casa habitación.

El último secretario que se mantuvo en el cargo fue Álvar Cabeza de Vaca, el actual secretario de seguridad del Gobierno del Estado. Cuando él dejó el cargo en el 2009 se vinieron los problemas en León, por la falta de conocimiento y falta de control de la corporación.

Primero fue la Mayor Guadalupe Anguiano, una mujer con carrera en el Ejército Mexicano, pero ella no duró ni un año en el cargo. La inseguridad se le fue de las manos y comenzaron los problemas, incluso los policías no le hacían caso. La Mayor fue despedida después de un cuatro que le pusieron los comandantes con una falsa captura de unos ladrones.

Después vino Juan Manuel Portillo, un panista con trayectoria en tránsito del Estado y la policía de Sonora. Portillo dejó el cargo porque no quiso hacer o no pasó los exámenes de control de confianza. El tercero fue Rito Padilla, un panista de San Juan de los Lagos que solo nadó de muertito. No hizo nada.

Con el nuevo gobierno llegó el general Miguel Pizarro, un militar de alto rango que no pudo penetrar las entrañas de la corporación y no logró hacer un equipo. El General fue despedido porque ya no traía el control de la corporación.

El quinto secretario fue Francisco Javier Salazar Soni, quien es tal vez el peor secretario que ha tenido León en estos años. Salazar Soni se peleó con los comandantes y con sus compañeros de gabinete. Al final, los robos y asaltos se duplicaron durante los casi cuatro meses que estuvo al frente de la corporación.

Ahora fue nombrado el secretario número seis, Francisco Javier Aguilera Candelas, un ex agente del Ministerio Público y un ex investigador de la Procuraduría de Justicia del Estado.

Vamos a ver cuánto dura Aguilera Candelas. Y vamos a ver si Aguilera sí es el jefe de policía que estamos esperando en León, un jefe conocedor y honesto que ponga orden en la corporación y que frene la delincuencia que va en aumento.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com