Reporte de inteligencia

¿Qué harán con el cromo de Química Central?

El Gobierno no ha querido hablar del cromo de Química Central. Son más de 300 mil toneladas de cromo hexavalente, altamente contaminante.

El cromo es un peligro para el medio ambiente.

Esa montaña verde no se puede quedar así.

Hay que llevarla a un cementerio tóxico en otro estado del país o hay que sepultar el cromo ahí mismo, con panchas de concreto y un tratamiento especial.

Dicen que el costo de llevarse la montaña tóxica sería de 800 millones de pesos. Y quién debe pagar ese traslado, ¿la empresa o el Gobierno?

Las autoridades argumentan en corto que no quieren cerrar de forma definitiva la empresa porque y luego quién va a llevarse el cromo. Cerrar totalmente Química Central de México representaría un problema para el Gobierno Federal y el Gobierno del Estado. Esa montaña verde corre el riesgo de ser más peligrosa si la empresa está cerrada y los dueños no se hacen responsables. Sería un tiradero tóxico a la intemperie, sin control, ni supervisión pero es ahí en donde tiene que intervenir el Gobierno.

El dueño, Luis Rodrigo González Fuentes, tiene que hacerse responsable del costo del traslado, porque su familia se ha enriquecido con la operación de una empresa contaminante durante más de 30 años. Y tal vez el Gobierno tendría que ayudarle porque es de alguna forma corresponsable del daño al medio ambiente.

En la empresa cerrada en el Estado de México, Cromatos de México -cerrada hace más de 25 años por la misma razón- todavía hay un trabajo del Gobierno Federal para dar tratamiento a los residuos peligrosos. Hace un año, la Secretaría del Medio Ambiente hizo un trabajo para dejar confinadas ahí cientos toneladas de cromo hexavalente en Lechería.

Aquí en Guanajuato primero nos tienen que confirmar que efectivamente está cerrada la empresa de manera definitiva y después enviar esas miles de toneladas a un cementerio tóxico, de lo contrario, nos están dejando el problema.

Aquí ya no queremos esa montaña de cromo.Ya hizo demasiado daño.

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com