Reporte de inteligencia

El guachicol como generador de violencia

Hace unos días, en Jardines de Jerez, varios reporteros de León tuvieron un incidente con unos guachicoleros. No pasó a mayores, pero los reporteros vieron a dos hombres armados en torno a una supuesta toma clandestina de gasolina.

Los hombres les pidieron muy amablemente que se retiraran, mostrando armas, luego de que se había reportado una toma clandestina, muy cerca de un letrero amarillo de un ducto de Pemex.

El hecho fue muy extraño.

La policía municipal había girado una alerta por radio de una supuesta toma clandestina y los reporteros la escucharon, así que se trasladaron a Jardines de Jerez. Lo raro es que cuando llegaron, no había policías. Sólo había una excavación junto al ducto de Pemex y nada más. Minutos después, arribaron dos hombres armados, a bordo de una camioneta de modelo reciente y les pidieron alejarse, con el argumento de que era peligroso.

No eran policías. Eran hombres armados, en Jardines de Jerez, con actitud retadora. Los reporteros se retiraron, desconcertados.

Nadie publicó una línea.

Los periodistas no saben exactamente qué vieron.

Aunque fue evidente que los guachicoleros, tenían el control de la zona, sin que los policías se acercaran. Los guachicoleros están operando cada vez más en León y en Guanajuato.

Y eso trae riesgos para todos, como el incidente con los reporteros de León.

Este caso lo comento a propósito de lo que pasó en Jalisco hace dos días. Los guachicoleros mataron a dos policías estatales que pretendían quitarles una pipa de combustible robado. Lo más grave es que las autoridades ya dijeron que los policías habrían dejado ir a dos de tres guachicoleros a cambio de dinero y eso les costó la vida.

El guachicol es la nueva mercancía clandestina y codiciada en Guanajuato. El combustible robado genera miles de pesos en ganancias y es el nuevo negocio de los narcotraficantes, ya presente en comunidades y colonias de León. De tal forma que autoridades, policías, ciudadanos y hasta periodistas, debemos ser cautelosos al abordar el problema. El guachicol es una nueva razón para pelear. Otro pretexto para matar.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com