Reporte de inteligencia

Las frases huecas de las campañas

José Ángel Córdova utilizó una frase que lo pretende zafar de los partidos. “Candidato Ciudadano”. Tal vez lo hizo para atrapar a los ciudadanos hartos de los partidos políticos. Un poco para copiar el éxito de El Bronco en Nuevo León (aunque El Bronco no tiene el respaldo de ningún partido), y Córdova sí tiene a tres: al PRI, el Verde y el Panal, y no son precisamente tres ejemplos de democracia interna ni de buenas prácticas.

Y el slogan de Córdova es interesante: “Lo bueno, se queda”. Es una frase pegadora y fácil de comprar. Y da el mensaje de la continuidad. Córdova le apuesta a preservar las acciones positivas del PRI y del Verde (que sí hubo algunas, aunque hay quienes se empeñan en decir que no por intereses de grupo).

Héctor López Santillana, por su parte, usó un grito de guerra que le apuesta a la sencillez y a la camaradería: “Va que va”. No dice nada, pero es agradable. Es una expresión como “Pura vida” o “Fíjate qué suave”, una frase que puede repetirse cien veces, solo por distribuir la alegría. A lo mejor funciona. Es una frase que tiene potencial a la hora de los mítines y los actos públicos. Pero seguro requerirá otros conceptos para complementarla.

El candidato del PRI en Guanajuato, Edgar Castro Cerrillo, utilizó la frase: “Ser mejores”, con la intención de mantener el dominio del PRI que lleva dos triunfos al hilo.

Ruth Lugo, la candidata del PAN, en tanto, utilizó dos frases: “Vamos a hacerlo” y “Merecemos un Guanajuato mejor”.

Ricardo Ortiz, el candidato del PAN en Irapuato, usó una frase sólida: “Vamos a lo seguro”, como haciendo recordar su periodo como alcalde en el 2000, cuando hizo el proyecto de los parques industriales. Ahí mismo en Irapuato, Gerardo Zavala Procell, del PRI, utilizó la siguiente frase: “El cambio que Irapuato necesita”.

En Celaya, también hay mensajes dignos de análisis. Fernando Bribiesca, del PRI y Panal, utilizó un slogan ordinario pero con cierto sentido: “Juntos podemos más”, tratando de concretar la alianza de tres partidos. Su rival, Ramón Lemus apostó por una frase trillada: “Celaya va en grande”. En Salamanca, en cambio, Antonio Arredondo, del PAN, usó de manera atinada un slogan que resume lo que ha ocurrido en el municipio con la industria automotriz: “Salamanca crece”.

Esas son las frases de arranque.

A ver cómo se mueven con el paso de los días. Seguro varias de ellas sufrirán modificaciones cuando empiecen a llegar las primeras encuestas internas (las reales), no las que publican los periódicos y que están cuchareadas.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com