Reporte de inteligencia

Ejecutados nivel socio económico AB, C+, C y D

Cada que hay un ejecutado, brinca la pregunta obligada: ¿En qué auto andaba el difunto? ¿En qué colonia fue el crimen? ¿Es de familia conocida o una persona de barrio? Ahora resulta que no es lo mismo un acribillado de clase social alta a uno de clase social media o baja.

Si el muerto andaba en un auto Mercedez Benz, puede ser la noticia de ocho columnas en un periódico. Si viajaba en un vocho, se publica en la página 8, en interiores.

Es ridículo, pero es real.

Si el acribillado vivía en el Campestre o en Gran Jardín, puede ser una noticia importante que impactará en León. Si el muerto, en cambio, era de La Joya o de la colonia 10 de Mayo, no tiene el mismo valor periodístico e informativo.

Esa es la realidad en una redacción y en la opinión pública.

El nivel socio económico es fundamental para que la noticia sea relevante o no. No es lo mismo un muerto de nivel AB, que un difunto nivel C+, C o D, según la clasificación de la Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de Mercados.

No es lo mismo que maten a un hombre en el bulevar Adolfo López Mateos que en el bulevar Timoteo Lozano. Los empresarios se asustan cuando ven que ejecutaron a un hombre en el bulevar Campestre o en Plaza Mayor. Y no les importa si matan a una persona en Villas de San Juan o en la Jacinto López.

Es absurdo, pero los muertos tienen su importancia, según su nivel socio económico. Eso está pasando ahora en León. Sin querer clasificamos las tragedias y les damos importancia según los personajes entambados o encobijados.

Un acribillado que vestía de traje no es lo mismo que un muerto de pantalón de mezclilla. Un muerto de camioneta Gran Cherokee no recibe el mismo trato que un muerto de camioneta Eco Sport. Es cuestión de categoría.

Ahora resulta que hay niveles hasta en los acribillados. Y hablando de ventas, un muerto de BMW en el Campestre vende más periódico que un muerto de Tsuru en el Cañón de la India. Qué penoso.

@pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com