Reporte de inteligencia

La ejecución de un juez implicaría que los narcos pasaron al siguiente nivel


Ya se metieron con los jueces.

Hasta ahora, los narcotraficantes no se habían metido con el Poder Judicial -como sí ocurrió en Colombia en la peor época del narcotráfico-, pero ya tenemos la primera ejecución de un juez federal.

Se trata del juez guanajuatense, Vicente Antonio Zacarías Bermúdez, cuya ejecución fue en Metepec, Estado de México, hecho que representa un nuevo desafío para el estado mexicano.

Antes, habían ejecutado a personal operativo de seguridad: policías municipales y federales, investigadores y militares del Ejército Mexicano. También habían asesinado a alcaldes y a regidores, pero no se habían metido con los jueces federales, como ahora.

Esta acción representa un escalón más en el reto de los narcos a las autoridades. El golpe es muy duro para la impartición de justicia. La reflexión es muy sencilla y a la vez compleja: si los jueces no tienen la seguridad para decidir si una persona es culpable o inocente, entonces no tendremos una correcta administración de la justicia. Los jueces deben tener tranquilidad para reflexionar y tomar decisiones.

La ejecución de uno de ellos representa un alto riesgo para el Poder Judicial.

Vicente Antonio Zacarías había tomado decisiones importantes, en juicios de Joaquín El Chapo Guzmán y El Cuini. Este juez ordenó el arraigo de Abigael González Valencia, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación. Y también suspendió la extradición de Joaquín El Chapo Guzmán.

Era un juez con cierta trayectoria en el Poder Judicial. Aquí en Guanajuato había sido oficial judicial de la Sexta Sala Civil del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

Por lo pronto, hay que esperar la versión oficial del Gobierno Federal. A ver cómo viene la verdad histórica.

pablo.carrillo@milenio.com