Reporte de inteligencia

¿Cuánto nos durarán las bolas de León?

Las bolas de cantera del centro de León, causan polémica por ser diferentes. Muchos leoneses las cuestionaron los primeros días y le bajaron de tono cuando se dieron cuenta que hay bolardos en ciudades de España. Es decir, que si son ideas de León no sirven, pero si ya están en Barcelona, valen la pena.

Los bolardos son un buen ejemplo de lo que se puede hacer en una ciudad para darle distinción sin gastar millones de pesos. Las bolas costaron algo así como 200 mil pesos -no es nada-, y son tema de conversación en León, más que otras obras importantes como las Plazas de la Ciudadanía que son más caras y no hacen tanto ruido.

Lo importante es romper con lo hecho hasta ahora. Las bolas pueden ser consideradas bonitas o feas pero sí tienen esa personalidad que distingue a las ciudades.

En la ciudad no tenemos muchos ejemplos de distinción en espacios públicos. Hace unos años se hizo una gran idea con un corazón en el puente del Amor y lo quitamos. Ese corazón se publicó en varios periódicos del país y le dio la vuelta al país como una idea tan ridícula como encantadora. Pero lo quitamos. Lo dejamos un mes y no lo volvimos a ver en la ciudad.

La idea tenía fuerza. A la fecha, yo he escuchado a visitantes que quieren ver el corazón ridículo del puente, pero lo borramos del mapa.

Las bolas son también una propuesta atrevida. Son una copia de Barcelona, pero aún así, se requiere valor y determinación para decidir instalarlas en León.

Ya están aquí.

Hay que contemplarlas y tomarnos fotografías en ellas. Y vamos a ver cuánto nos duran. Lo peor que puede pasar es que venga el nuevo alcalde el próximo año y las quite de un plumazo.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com