Reporte de inteligencia

El crecimiento económico todavía no llega a los bolsillos de los ciudadanos

En los portales del centro de León, me metí a un restaurante a tomar un café con un amigo y, en menos de tres minutos, llegó un hombre a pedirnos una limosnita por el amor de Dios.

Le di una moneda de 5 pesos.

No habían pasado ni ocho minutos, cuando llegó el segundo hombre con una petición diferente.

—Cómprame una paleta para pagarme mis estudios —me dijo—. Prefiero hacer esto que dejar de estudiar —explicó.

Le compré dos paletas en 10 pesos.

Para ese momento, ya estaba yo con mi amigo, platicando sobre el tema que nos ocupaba, cuando llegó una señora con otra petición: una limosnita por favor. Le di 5 pesos.

Todavía no terminábamos el café, cuando llegó un hombre con unas pulseras tejidas y nos dijo.

—Ayúdenme para mantener a mis hijos.

Mi amigo no pudo más y tronó con una frase dicha en plan de broma:

—Y a nuestros hijos ¿quién los va a mantener?

Es una realidad: No hay dinero que alcance para ayudar a las personas que piden limosna en el centro de León. En media hora, llegan hasta cinco menesterosos a pedir una ayuda por favor, "lo que sea su voluntad".

Hay mucha gente en el centro histórico, pidiendo dinero.

¿Qué significa eso?

Tal vez tiene qué ver con la difícil situación económica o tal vez tiene qué ver con personas que han encontrado en pedir dinero una forma de vivir. Lo cierto es que tenemos a un número importante de leoneses que prefieren pedir dinero y que dicen no encontrar trabajo.

Ahí están los muchachos que se pintan de negro para hacerse pasar por centroamericanos y pedir monedas en los cruceros. Ahí están los jóvenes que limpian vidrios en los semáforos y piden unas monedas.

No hay dinero. Al menos 600 mil leoneses viven en la pobreza y algunos de ellos salen a mendigar. No hay empleos suficientes. Los robos y los asaltos, tienen qué ver también con la escasez de recursos.

Guanajuato tuvo un crecimiento económico de 7.5 por ciento en el 2015. Y eso es maravilloso. Pero el bienestar todavía no llega a los bolsillos de los ciudadanos.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com