Reporte de inteligencia

Los cocodrilos eran para la industria zapatera

Ya se supo. Los cocodrilos que fueron detectados el lunes en los outlet Mulza no venían de paso. Unas horas antes, habían estado afuera de las fábricas de Botas Cuadra y Botas Corral, muy cerca del bulevar Delta.

Ahí está el tema.

Hay muchos testigos de que ese tráiler venía a las fábricas de zapato y que además los empleados bajaron pieles en las fábricas de botas.

Esos 225 cocodrilos seguramente eran destinados para la fabricación de botas de cocodrilo en León. Entonces no venían de paso como nos dijeron las autoridades.

Eso me hizo recordar cuando el Gobierno hallaba un cargamento de cocaína y nos decía que la droga venía de paso. Siempre ese era el argumento que la mariguana venía de paso y la cocaína venía de paso, y en realidad ya teníamos la droga en el estado.

Aquí no queremos ver la realidad.

Los fabricantes de botas están matando cocodrilos, iguanas, víboras, avestruces, elefantes para fabricar zapatos costosos. Nos dicen que tienen permisos y todo. Pero en realidad no sabemos cómo están manejando esos permisos para matar animales.

Aquí la Semarnat salió rápido a decir que todo era legal (nunca hablaron de zapatos, sino de una circunstancia). Y aquí la Policía Federal tuvo una actuación sospechosa. Detectaron al cargamento de cocodrilos y dejaron ir el tráiler, con el argumento de que eran legales.

Sabrá Dios qué hay detrás.

Pero ese es un debate pendiente en León.

Ya son varios casos de leoneses detenidos por traficar con pieles exóticas. Ahí está el caso de Martín Villegas, el fabricante de botas de Vicente Fox, quien fue detenido en el 2007 con un cargamento de 700 pieles de tortuga, caimán y pitón. Martín fue encarcelado y enjuiciado. Pero el problema sigue.

Este cargamento de cocodrilos no es casual. Algo ocurrió que hizo que los dueños movieran a los animales. Pero como siempre las autoridades no nos informan. Nos quieren ocultar que los cocodrilos venían a las fábricas de zapatos. Pero la verdad, tarde o temprano, siempre sale a la luz pública.

@pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com