Reporte de inteligencia

Somos los campeones del mundo… en narco

Somos campeones del mundo. Tristemente campeones del mundo en narcotráfico. Le estuve dando vueltas para hallar las disciplinas en las que somos campeones y en lo único que no hay duda es en el narcotráfico.

Somos buenos para el tae kwon do, para el box y para los clavados, pero ya no somos potencia. Fuimos buenos para los cantantes y la farándula, para las telenovelas y las películas, pero ya somos un ejemplo de lo chafa.

En el narco, sí no hay duda: Somos una potencia mundial.

Antes nos ganaba Colombia –que es como el Brasil del tráfico de drogas-, pero ahora peleamos el primer lugar del mundo.

Acá tenemos estrellas mundiales de la mafia.

Acá tenemos a Joaquín El Chapo Guzmán, uno de los capos más grandes y ricos del planeta. El Chapo es como el Maradona del narco, sólo comparado con el colombiano Pablo Escobar Gaviria, que es como el Pelé del tráfico de drogas.

Acá tenemos otro astro que recién regresó a las andadas: Rafael Caro Quintero. Estuvo muchos años en la banca, pero ya está de regreso. Lo liberamos de la cárcel el año pasado para que regresara a la competencia. Y por ahí tenemos nuevos valores del narco que están en las listas de los más buscados: Vicente Carrillo Fuentes, Juan José Esparragoza “El Azul”, El Güero Palma y otros. Y hay nuevos valores como La Tuta que se están haciendo famosos en el país y en el continente.

Aquí se dan los narcos como los futbolistas se dan en Argentina. En cada pueblo, hay un campeón, con grandes virtudes para traficar. Hay regiones con más talento. En Sinaloa en cada calle, hay un tipo con cualidades. En Michoacán, en cada rancho hay un niño, soñando con ser capo. En Tamaulipas, en cada barrio, hay un capo con futuro.

Somos los más despiadados y sanguinarios, los más ambiciosos y descarados. Somos los más innovadores y los más peligrosos.

Somos campeones del mundo en lo peor, campeones del narcotráfico. Tristemente campeones.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com