Reporte de inteligencia

Para estas campañas hay indiferencia de los ciudadanos

Nunca habíamos visto tanto desánimo en la población para salir a votar. Hay desencanto, hay enojo, hay irritación. Hay hartazgo en los ciudadanos de cara a la elección del 7 de junio.

Lo he escuchado, en la calle, en varios momentos.

La gente dice frases como: “¡Yo no voy a votar”. “No me interesa el que gane!”. “¡Hagan lo que quieran, de todos modos, van a robar!”. “¡Yo no voy a votar! ¡No sirve para nada!”.

Han salido a la luz pública tantos casos de corrupción de los gobernantes, abusos, excesos de poder y transas, que los ciudadanos no quieren participar en el proceso. Por lo mismo, surgen los candidatos independientes y los personajes que se quieren vender como ajenos a los partidos políticos, como El Bronco de Monterrey (que dicen que estaría en segundo lugar), o como el payaso Lagrimita en Guadalajara que está peleando el cuarto lugar. Por lo mismo los partidos políticos han lanzado al futbolista Cuauhtémoc Blanco en Morelos y al Pato Zambrano en Monterrey, con la esperanza de mantener el registro.

¿He había visto semejante tontería?

Hace unos años, vimos varios ejemplos de burla a las elecciones. Hace 6 años, el perro Fidel en Guadalajara (el Candidato de la Perrada), consiguió un buen número de votos (más que dos o tres candidatos). Su slogan era: “No voy detrás de un hueso”. Y el gato Morris en Xalapa, Veracruz (con el slogan Vota por Otro Animal), consiguió más votos que los que consiguió el candidato de Convergencia en León hace 3 años.

Lo más complicado de esta elección, va a ser convencer al pueblo de que salga a votar. Lo verdaderamente difícil va a ser que el ciudadano acuda a las urnas. Y mucho dependerá de las campañas que hagan los candidatos. De las propuestas y conceptos que nos ofrezcan en estos dos meses de campañas.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com