Reporte de inteligencia

Nos asustaron con el huracán Patricia

Un amigo curtidor de León me contó que el viernes pasado mandó proteger toda la piel ante la amenaza del huracán Patricia.

Otro amigo me contó que él guardó unos artículos ligeros que tenía en la fábrica por temor a los fuertes vientos.

Nos asustaron con la fuerza del huracán Patricia. Nos dijeron que era el huracán más poderoso de la historia. Un monstruo de mil kilómetros de diámetro que amenazaba con levantar autos, destruir casas y arrancar árboles. Y por lo mismo creímos que a lo mejor llegaba hasta León.

Ese día yo cancelé una cita nocturna. Y le pedí a mi familia que ya nadie saliera por la tarde-noche, por si acaso.

Nos quedamos esperando el aguacero.

Sí cayó una lluvia ligera durante unas 10 horas, pero no fue siquiera una tormenta. No hubo vientos fuertes.

¿Entonces qué fue lo que pasó?

¿Alguien nos quiso asustar?

¿El Gobierno sobredimensionó el huracán? ¿Fue un error del Gobierno? ¿O en realidad nos salvamos de una tragedia? Lo más fácil es pensar que el Gobierno Federal exageró la fuerza de Patricia para después salir victoriosos. Pero entonces por qué CNN, CBS y la NASA decían lo mismo. Entonces por qué Barack Obama mandó un mensaje al pueblo mexicano.

El miedo empezó como a las 2 de la tarde. El viernes en la mañana, nos decían que era un huracán fuerte y nada más, pero a la hora de la comida ya era un monstruo que venía a destruir todo a su paso, según decía el mismo Gobierno. Yo nunca había visto mensajes tan alarmantes de Protección Civil.

En Vallarta se esperaba una catástrofe. En Guadalajara una tormenta histórica. Y nada. No hubo vientos de 300 kilómetros por hora, ni destrucción. El huracán más poderoso de la historia, Patricia - decían los titulares de los periódicos-, perdonó a México.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com