Reporte de inteligencia

Aquí se apuesta la vida

El asesinato de dos hombres que salieron de la Feria de León, la semana pasada, sacudió a la sociedad. Los persiguieron y los acribillaron en el Malecón del Río. Era de Chiapas.

Si se fijan, con frecuencia, en la temporada de gallos, hay muertos.

¿Es casualidad? ¿O significa algo?

Las peleas de gallos están ligadas a personajes oscuros y a apostadores con deudas pendientes. Aquí vienen a buscarlos. Y a veces los encuentran.

Los gallos atraen a los apostadores de todo el país, identificados y no identificados. Las primeras dos o tres filas del palenque a veces son ocupadas por personajes extraños que ni siquiera son conocidos en León. A veces son hombres o mujeres de fuera, con sombreros y botas, que suelen apostar y gastar en primera fila. A veces los organizadores les piden a los fotógrafos que no tomen imágenes de ciertas personas, de lo contrario, los sacan.

El año pasado, en febrero, fue asesinado un gallero de León, Jesús León, justo en un palenque casero, en el restaurante de La Loma. Ahí llegó un sicario y lo acribilló. Jesús León era dueño de un palenque pequeño en la ciudad que ofrecía peleas todo el año.

Hace como 10 años, fue acribillado un gallero de Michoacán ahí en la Prolongación Calzada de los Héroes, después de salir del palenque. Y hace como 30 años, hubo balazos, y el mítico delincuente leonés, El Garruñas, fue protagonista.

La fiesta de los gallos es muy bonita. Es una tradición. Es una auténtica fiesta en la ciudad. Los cantantes, le dan sabor a la Feria de León. Pero hay que tener cuidado. Se manejan apuestas de muchos miles de pesos. No se nos vayan a meter por ahí, personajes de dudosa procedencia y fortuna.

Durante años, la Feria de León no ha permitido instalar casinos adentro, con el argumento de que atraen al crimen organizado. Pero los gallos son igual. Los apostadores vienen a los gallos a jugarse la vida y a respetar o no al que gana.

http://twitter.com/pccarrillo