Reporte de inteligencia

Zermeño quiere quedarse con nuestro estadio

El polémico Roberto Zermeño otra vez hace de las suyas.

Ahora quiere quedarse con el estadio que es del pueblo.

El Estadio León fue construido en los terrenos que donó el Gobierno del Estado. Y el dinero lo puso el mismo gobierno. Entonces de ¿dónde saca este señor Roberto Zermeño que el estadio es suyo? Se quiere pasar de vivo, como toda la vida.

La historia es muy larga, pero vale la pena recordarla.

El gobernador Juan José Torres Landa donó los terrenos para construir el Estadio León en los años sesenta. Nunca hubo ningún problema con el estadio, hasta que llegó Roberto Zermeño.

El entonces gobernador Vicente Fox Quesada y el secretario de gobierno, Ramón Martín Huerta, modificaron los documentos y abrieron la puerta legal para que Zermeño tomara el control de los bienes que eran patrimonio municipal.

Años después, el ex alcalde Jorge Carlos Obregón, recuperó el estadio en riesgo y constituyó un fideicomiso. Más tarde, el entonces alcalde Vicente Guerrero y el secretario Francisco García de León desaparecieron el Fideicomiso y eso permitió que Zarmeño hallara una rendija legal.

Todos tienen algo de responsabilidad.

El anterior alcalde Ricardo Sheffield hizo una pésima defensa legal. Los alcaldes se dedicaron a alargar el proceso y ahora pagamos las consecuencias. Y la bomba le tronó a Bárbara Botello.

El problema tiene mas de 14 años. Durante todo este tiempo, Zermeño hizo su estrategia legal para quedarse con el estadio, sin tener ningún derecho, mientras los alcaldes no lo tomaban en serio. Ahora aquí está la resolución de un juez.

Roberto Zermeño no tiene llenadera. Bastante mal le hizo a la ciudad al hacer la maniobra con el terreno de 10 mil metros que está a un lado del estadio, donde ahora esta el hotel Stadium. Ese terreno se los robaron entre varios directivos y empresario de León.

Pero ahora quieren más.

Roberto Zermeño metió ahí a su compadre Héctor González para hacer la jugada legal. Este señor González es de Celaya y nadie entiende qué hace en León, queriendo tomar algo que no es suyo, sino del pueblo. Lo más grave es que por ahí existe una versión de que el tema del estadio tiene más fondo. Alguien, con mucho poder, quiere molestar al equipo León.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com