Reporte de inteligencia

Zapatos chinos hasta en la sopa (de fideos chinos)

El otro día entré a una tienda de WalMart y me encontré con varios zapatos fabricados en China. Días después, me metí a una tienda de Zara y también había varios zapatos de China. Se me ha hecho costumbre revisar las etiquetas de los zapatos que se venden en las tiendas de León y he encontrado varios pares chinos en los sitios menos esperados. En las cadenas de prestigio, en los tianguis, en los puestos de la Zona Piel y hasta en el Outlet Mulza (en tiendas de fabricantes de León que producen casi todo aquí, pero que ya manejan algunos zapatos chinos).

La realidad es que estamos invadidos.

El decreto del presidente Enrique Peña Nieto que protege a la industria zapatera de la invasión de China, llegó justo en el momento oportuno para evitar una catástrofe.

El año pasado, México importó 86 millones de pares de zapatos de China, lo que representa el 35 por ciento del consumo nacional de zapatos. Es decir que de cada 100 pares de calzado que usan los mexicanos, unos 35 ya son chinos.

Y eso fue el año pasado. En el 2014, la cifra es todavía más alta. Algunos zapateros estiman que este año entrarán arriba de 110 millones de pares, lo que representaría el 45 por ciento del consumo nacional (en el primer semestre del año fueron importados 56 millones de pares).

Si esas estimaciones son reales, los chinos ya casi tendrían la mitad del consumo de calzado de México.

México consume 244 millones de pares de zapatos al año.

Y León produce 171 millones de pares cada año, lo que ha representado históricamente el 70 por ciento del total. Aunque claro que los chinos le han quitado parte del mercado.

Por lo mismo, el Gobierno Federal, le puso candados a la invasión china. Por supuesto que la importación seguirá en los próximos años -a pesar del decreto de Enrique Peña Nieto-, pero al menos se hará de manera ordenada y bajo control. Los grandes almacenes, seguirán vendiendo zapatos chinos, pero al menos tendrán que hacerlo a precios reales y bajo supervisión.

Los que sí saldrán afectados son los importadores tramposos, los comerciantes que meten contenedores de zapato de baja calidad y con todas las prácticas desleales habidas y por haber. Ellos meten el calzado con mañas y corrupción y lo venden en todo el país, a precios de baratija. Esos son los principales enemigos. Esos importadores son los que el Gobierno debe vigilar y frenar. WalMart y Zara, por su parte, seguirán vendiendo chinos.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com